domingo, 29 de marzo de 2009

Riesgo

Somos imperfectos, qué alegría. Mi vida siempre ha estado marcada por el coqueteo permanente con el riesgo y eso me ha gustado, sí señor. He tenido el sentido común suficiente para saber cuándo debía parar, pero he disfrutado de ese riesgo. Siempre al límite, caminando entre los dos puntos. A los diecisiete, tenía una moto de cross, uf, lo que he disfrutado con ella. Eso sí que era ir a toda leche. Me gustaba provocar, pasando a toda velocidad por delante del lugar de trabajo de mi padre, un enérgico italiano que salía echando chispas hasta la puerta, para llamarme a gritos con la mano en alto. Qué escandaloso era..y cómo me divertía provocarle. Mis hermanos se portaban bien (bah, más o menos) y yo, muy mal. Tal vez por eso era su preferida.

-------------------------------------------------------------------------------

Lo hice. Cuando cerré aquella puerta dejé atrás a un hombre dolido y triste, pero sin odio. Me encontré con mis maletas en la calle, y a pesar de mis remordimientos me lancé a vivir los dos años más bonitos, fuertes, divertidos, locos, bohemios y sexuales de mi vida. Lo sabía. Sabía que existía. El amor generoso estaba allí, lo había encontrado y era mío. Había triunfado. El amor, entregado y recibido en partes exactamente iguales. Cuando me miraba, cuando me llamaba hermosa, cuando iba a buscarme al trabajo y esperaba fuera haciendo el payaso, yo intentando hacerme la profesional pero a punto de explotar de risa observando sus tonterías a través del cristal. Cuando corría a la farmacia al notar que me dolía la cabeza. Cuando permanecíamos hablando horas y horas hasta el amanecer, charlas espesas, profundas o ligeras pero siempre satisfactorias. Actor de teatro alternativo en sus comienzos, mucha bohemia, poco dinero, mucha cultura, libros, teatro. Ver mil veces la misma obra sólo para observarlo sobre las tablas, admirando su arte. Esperar los aplausos del final y verlo buscarme entre el público para ofrecerme un guiño especial, sólo para mi. Sus escenas de amor, un extraño y doloroso morbo al contemplarlas. Un amor genial hasta que llegó, como siempre, el inevitable y fastidioso momento de las decisiones.



- No lo harás.
- Sí lo haré.
- No puedes hacerlo, lo dejarás hecho polvo.
- No empieces. Las cosas no van bien y él lo sabe. Me ha dicho que no quiere tener descendencia, no puede enfrentarse a eso. Dice que no podría soportar ver el sufrimiento de un hijo. No voy a renunciar a la maternidad sólo porque él no logra ver las cosas a mi manera. No sé si quiero hijos YA, pero su drástica negativa me dice que no debo perder el tiempo.
- Pero bueno ¿Por qué no te quedas embarazada y ya? Sólo deja de tomar la píldora.
- Pero qué dices ¿estás loca? No le robaré un hijo, así no me interesa. Si no quiere, pues no quiere. Me voy, vuelvo a Buenos Aires, mi madre me ha llamado, necesita que la ayude con la empresa, viviré sola por primera vez, con 30 años.
- Joder tía, no te vayas ¿Cómo se lo dirás?
- No lo sé, ya pensaré como decírselo para que no me odie, no me odiará, estoy segura.

Me fui, dejándolo desolado. Hoy tiene tres hijos. El golpe que recibí al enterarme del nacimiento de su primer hijo fue... Luego me contaron que fue un accidente, estuvo cuatro días encerrado, desesperado, rogando a todos que no me lo contasen, decidiendo el futuro de ese hijo, que finalmente vio la luz.

32 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que caricia de lecturas nos ofreces siempre. por qui con mi café disfrutando de tus post, WOW.. te leo..

te dejo mis saludos fraternos con mucho cariño

besos

Anónimo dijo...

lo haria, sin dudarlo, son muchas las razones que me hacen escapar de donde estoy... Mi necesidad se encuentra en otro lugar, pero que hago con aquellos que no quiero dejar, con los que me necesitan, con los que no puedo abandonar.

Sigue esfumandose mi vida, sin poder alcanzar mi ansiado anhelo... leo tus letras y la envidia por tu habilidad de volar, me hace volver a dudar, de mi. si... debo estar aqui, pero y lo demas?, lo que necesito?, lo que me mantiene vivo?... que mas da, Debo mantenerme en este lugar.

Te has dado cuneta lo ironica de la vida, te da cuando no lo puedes tomar y te lo quita cundo de eso dependes mas.

un abrazo

Sobek

amor y libertad dijo...

qué difícil sigue siendo la vida, andrea, amiga, qué difícil, cómo venimos, vamos, nos amamos, nos hacemos daño, cómo duele la vida, cómo y con qué fuerza se clava toda en el pecho y en la tripa, cómo duelen los sueños, cómo duele la necedad, el absurdo, la ignorancia, lo vulgar, la incomprensión, el egoísmo, cómo me duelo yo solo todo yo, cómo duele este amarse incompleto que yo tampoco entiendo, cómo duele y por qué, por qué duele, por qué, ¿qué es lo que no hemos hecho que habíamos de hacer?

¿por qué y con qué justicia duele tanto vivir?

coco dijo...

A mí me encanta vivir. Aunque a veces me de tos.

LA CALLE VACÍA dijo...

Menuda vida, quizá eso te hace ser una persona llena de sentimientos, de vivencias, de recuerdos que compartir, que plasmar. Me encanta cada entrada porque en muchas me veo reflejado…como dicen por ahí está todo inventado y vivido.
Quizá no fueras la persona o quizá no fuera el momento, quizá tu ibas adelantada o quizá tuviste que irte para que sintiera esa necesidad, la vida sigue y a cada paso se abren mil caminos a elegir. ¡Y qué difícil resulta escoger!
Un beso guapa.

Paco Guerrero dijo...

siempre me mantiene al hilo con t impecableforma de transmitir .
un abrazo

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

La vida es lo transcurre mientras hacemos planes de como vivirla.

ulises dijo...

Vaya cínico el prota de tu historia. Se ve que no la quiere.
Ya me lo imagino cuando se la encuentre en el super y le presente a sus tres sobrinos
_ Ejem aquí mis sobrinos
_ Pero papá ¿qué dices?

TitoCarlos dijo...

Y con la moto, ¿Llevabas casco? (je,je!)
Me has recordado, no se exactamente por qué, un microcuento (Encuentro)de Mario Halley Mora:

Volví a ver a mi primer amor. Me regaló la sombra de una sonrisa y se fue del brazo de su esposo. Le devolví su esbozo de sonrisa y me fui del brazo de mi esposa. Pero las dos sonrisas quedaron allí, se tomaron de la mano y se fueron caminando por las calles de la nostalgia.

un beso,

Menda dijo...

Madre mía, he tenido que leerlo dos veces. Aún dudo si es un hecho real, o mera ficción.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

si.. la vida duele... pero si no doliera no sería vida... solo te toca aprovechar el dolor y hacer de eta vida algo maravilloso para q la locura de vivir te entrege al final del camino una gran medalla...
un beso

Andrea dijo...

Gracias Adolfo! Un beso enorme.

Andrea dijo...

Sobek, la vida tiene sus cosas, es irónica a veces, es verdad. En aquel momento yo podía volar porque era libre. Cuando dejas de serlo y tienes una familia las cosas ya no son tan fáciles. Te entiendo bien, cuántas veces he querido escaparme y no lo hice, muchas, ya ves que nunca he dudado a la hora de tomar decisiones, para bien o para mal. Pero ahora es diferente, ya no puedo hacerlo, tengo responsabilidades imprtantes, como tu supongo, como todos, entonces llega la resignación y transformas esos anhelos en sueños. Estos procesos forman parte de la vida. Supongo que debemos encontrar lo bueno en nuestro presente para disfrutarlo al máximo, guardando esos deseos en un lugar especial dentro de nosostros. No dejes que la vida se escape, disfruta hoy de tu presente, de lo que tienes. Eso intento hacer yo cada día. Un abrazo enorme.

Andrea dijo...

Santi (amor y libertad). En ese momento no lo viví de forma dramática ni mucho menos (no suelo dramatizar). Me dolió mucho, si, pero soy una tía fuerte. ¿qué no era él? Pues ya llegaría el adecuado, nunca perdí la fe en mí, ni en mi capacidad para reponerme rápidamente y seguir con mi vida. Además, siempre creí que las cosas pasan por algo, evidentemente no tenía que ser yo la madre de sus hijos. Me dejó un recuerdo increíble y me quedo con eso. Un beso enorme.

Andrea dijo...

jajaja Coco! Encontrarme con este comentario en medio de los demás me ha provocado un ataque de risa..!! Un beso!!

Andrea dijo...

Hola santi (calle vacía) yo creo que escogí bien, hice lo que debía hacer. Dar ese paso me llevó a vivir otras experiencias que también fueron importantes. hay mucho más!! Esto no ha acabado aquí. Un beso!!

Andrea dijo...

Gracias Paco, es un gran elogio. Un abrazo.

Andrea dijo...

Orientador. Trazo mis planes muy rápidamente, no transcurre demasiado tiempo. No se si eso es bueno o malo. Un beso.

Andrea dijo...

Hola Ulises. Lamento desilusionarte pero no es ficción, El prota no era cínico ni mucho menos, era (es) un hombre demasiado sensible quizá, algo torturado por un mundo interior que lo hacía sentirse inseguro, y con algunos miedos que le costaba superar, pero un gran hombre, sin duda. Un beso!

Andrea dijo...

Ejem. Tito, imagínate mi respuesta jaja.
Gracias por el microcuento, me ha encantado. Un beso!!

Andrea dijo...

Hola Menda. La verdad siempre supera a la ficción, Un abrazo!

Andrea dijo...

Hola Siab. Gracias por tu comentario. El dolor ya ha pasado, llega y se va. Es la vida. Debemos estar preparados, suele aparecer de pronto, es caprichoso. Un beso enorme, gracias por tu visita.

sky-walkyria dijo...

llegue aqui por la pagina de santi (amor)
me ha gustado llegar,
la intensidad no es una teoria y me gusta la gente de accion

saludos

Andrea dijo...

Hola Sky. Muy buena tu frase. La intensidad no es una teoría. Muchas veces me han dicho que soy intensa y yo no me lo creía. Quizá sea verdad después de todo. Un saludo, gracias por tu visita.

ulises dijo...

¿Me estás diciendo que es verdad?
El hombre que ama debe sacrificar algo por la amada. La filosofía de Shopenhauer preconiza la no adquisición de lazos afectivos que conlleven al dolor por su pérdida. Yo creo que vivir es contraer lazos aunque luego duelan. La vida significa amor-dolor, felicidad-infelicidad,etc.

Un abrazo

Andrea dijo...

Uf, Ulises. Ojalá todo el mundo pudiese actuar según esa filosofía. Pero somos imprefectos. La gente actúa como le sale y puede. Hay gente para todo en este mundo y a mi, la verdad, pocas cosas me sorprenden ya. Yo contraigo lazos rápidamente porque me gusta y lo necesito pero respeto a los que no piensan como yo. A veces te encuentras con gente que tiende a protegerse por miedo al dolor, como este hombre, que a pesar de quererme, me dejó marchar justo por eso. Un abrazo!

francisco dijo...

Sigue Andrea, sigue!
Un beso

Alimontero dijo...

Hola...me he devorado tu entrada..toda, entera!
Quien se atreve ...vive!! y tú lo has hecho.
Me encanta leerte, muchas gracias por la fuerza y vivencia que entregas.
Estimulas, muchas gracias!

Un gran abrazo,

Ali

Andrea dijo...

Vale..contaré un un poco más Francisco, pero solo porque tu me lo pides, jaja Un beso!

Andrea dijo...

Ali, agradezco enormemente tus palabras, me animas a seguir relatando un poco más. Un abrazo enorme, te leo.

Reina dijo...

¡Qué dificil resulta tomar esa esa decisión!, mejor dicho, llevarla a cabo; la decisión está tomada, meditada y es obvia, pero algo te sujeta, te retien: ¿la comodidad?, ¿las pocas ganas de tener problemas? Sin embargo, la vida te espera fuera!!!
Me encantó. Besos

Andrea dijo...

Hola Reina, Gracias por tu comentario. Es verdad que es difícil, y más cuando amas a esa persona y das el paso de todas formas. Haces lo que te dicta la razón sin escuchar a tu corazón. Un beso!