domingo, 8 de marzo de 2009

Cuarenta

Me encontraba hoy leyendo muy tranquila al aire libre, con la familia, en una terracita de la plaza del pueblo (Por cierto, qué día de sol más increíble en Madrid) Cuando me encuentro en la revista dominical de El País, un correo de éstos que envía la gente para comentar los artículos de los colaboradores de la revista, en este caso uno de Javier Cercas. Una lectora comentaba su artículo 'El bache', que no he leído ni me he tomado la molestia de buscar, lo siento. El comentario de la lectora me ha dejado algo sorprendida y por eso lo transcribo textualmente.



'No doy crédito a mis ojos al leer el artículo 'El bache' , de Javier Cercas, en donde nos habla de un encierro voluntario como solución hipotética al 'malvivir' de los que hemos entrado en la cuarentena. Más me sorprende averiguar que las edades más felices son los veinte y los sesenta años. Sucumbo ante la determinación con que escribe que a los cuarenta no se folla, no se enamora, no se bebe cerveza y no se acuerda de la vida, debido entre otras cosas al cuidado de los hijos pequeños y/o de los padres ya mayores..
Muchos de mis amigos/as cuarentones y yo disfrutamos y aprendemos cada día de unos hijos aún pequeños, intentamos alcanzar metas relacionadas con los valores que intentamos transmitirles, emprendemos aventuras relacionadas con el trabajo y con la vida, iniciamos carreras, compaginamos tareas mundanas con cursos de doctorado. Escribimos cuentos a nuestros niños o a nuestros mayores, entre cerveza y cerveza, entre amigos. Y follamos mejor que a los veinte y nos enamoramos y amamos. Y espero seguir haciéndolo a los cincuenta, a los sesenta, a los setenta..'


Despés de leer ésto me pregunto que pondría ese artículo (aunque algo hemos podido ver) para que esta lectora haya sentido la necesidad de aclarar semejante obviedad. Desde luego en mi caso los cuarenta están resultando ser la mejor edad. Me siento con mas energía y más segura de mi que a los veinte. Además, me veo más guapa y con mejor cuerpo (bueno, el ejercicio ayuda mucho, claro) Pero creo que en la cuarentena sentimos más, vivimos mejor y lo entendemos todo. El sexo es mejor que nunca. ¿Qué más podemos pedir? Por favor, dejemos ya de lado el mito de la edad, cada uno tiene la edad que quiere, puede y demuestra tener. He conocido un artista de 80 años en MADRID ART hace unas semanas. El tío me ha hecho reír como hacía tiempo no lo hacía. Tenía una lucidez y una agilidad mental envidiables, por no hablar de sus obras, eran increíbles. Iba con coleta y aspecto algo intelectual, me ha encantado. Es sencillo, tenemos la edad que transmitimos. Solo disfrutemos de ella.

24 comentarios:

Sero dijo...

a mi me están pesando los cuarenta, la verdad. creo que estoy entrando de lleno en la crisis

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

Me falta mucho para llegar a los cuarentas, pero vi como los lleva mi madre esplendida asi que espero lo mismo para mi. besos

coco dijo...

Lo de que no se folla a los cuarenta es un mito. Yo a los 20 tampoco follaba. Será que va de serie con los feos.

Elisa dijo...

Totalmente de acuerdo Andrea. Te cuento, yo he pasado simplemente el cuarto de siglo, y cuando pienso en los cuarenta...pienso en la plenitud de la vida. Pero...con esas, también te digo que no hay edad para encierros, ni edad para dejar de descubrir y reirse. En realidad...la edad es un estado mental, es una excusa para mucha gente...el cansancio no lo dan los años...los años, nos ayudan a combatir ese cansancio. Además, ¿Quién puede estar cansado con este solazo primaveral que hay en Madrid?

Un besazo fuerte

anselmo dijo...

Yo reconozco que los 40 me vienen un poco grandes. Me sentía mejor en la treintena.

TitoCarlos dijo...

Si Mariana Castrogiovanni lee esto, que lo lea bien que no lo voy a repetir.
Desde que tengo uso de razón, siempre me ha gustado estar con mujeres mayores. Un día, aún pequeño, descubrí que todas las mujeres con quien estaba bien estaban entre los 40 y los 50 años. No me enamoraba de ellas, solamente me alucinaba escucharlas; buscaba preguntas raras para que pensaran las respuestas y me quedaba encantado con sus respuestas. Más que con mis amigos y novias, disfrutaba de sus madres.
Siendo todavía muy joven, descubrí que las mujeres de esas edades, están en plenitud intelectual, su personalidad está desarrollada y comienzan a realizarse de verdad, y.... vamos, que da gusto estar con ellas, y que me lo explique Mariana..
Ahora, que paso de 50, digo que esa década ha sido la mejor de mi vida, he disfrutado de todo (incluido el sexo) como nunca antes lo hice; que pasados los 50 recojo lo sembrado en esa época y no en las anteriores, y que soy feliz.
Así que estoy de acuerdo con esa carta, y como bien dices, me parece obvio. No conozco a ese hombre, pero seguro que sin llegar a los 40, ya es un viejo personaje que cree que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer en esta vida.
Como siempre, un beso, y perdón por la extensión.

BRILLI-BRILLI dijo...

Muchas gracias por tu grato comentario en mi blog,será un verdadero placer agregarte a mi lista Brilli-Brilli.
Besos

Andrea dijo...

Sero, ánimo, no dejes que te pesen, aprovéchalos. Un abrazo.

Andrea dijo...

Seguramente llegarás tan espléndida como ella. Un abrazo Kuoremio.

Andrea dijo...

jaja, coco, la idea fija acabará contigo. Llegarán tiempos mejores ya verás. Un beso enorme.

Andrea dijo...

Gracias Elisa. Sospecho que cuando llegues a los cuarenta serás imparable. Tienes una madurez que no es muy habitual en personas de tu edad. Un abrazo enorme para ti.

Andrea dijo...

Anselmo no, no puedes decir que te pesan. ¿Lo ves? Los hombres son diferentes. Lo explicaré en el comentario destinado a Tito carlos, léelo si quieres. Un beso.

Andrea dijo...

TitoCarlos no pidas perdón por la extensión, me ha encantado. Has dado en varios puntos que merecen ser tocados. Creo que la mujer, cuando llega a los cuarenta, además de estar en su plenitud intelectual, se siente liberada. Los niños ya están mas independientes y tiene mas tiempo para ella ¿que necesita? Pues vivir, pasarlo bien, salir, tener experiencias. Ha estado bajo mucha presión familiar en la etapa de crianza de los niños. El hombre, a los cuarenta, no entiende quizá esa necesidad y esa liberación. Ellos están cómodos, tranquilos, de alguna manera, aburguesados, sin ánimo de ofender por supuesto. ¿Qué ha pasado con mi mujer? ¿Por qué se ha transformado de esa manera? y creo que ahí es donde comienzan las incertidumbres, que si no son bien llevadas por ambas partes, acaban en divorcios. Las que nos atrevemos a salir otra vez a la vida (soy de esas) a participar de ella, lamentablemente tenemos que dar explicaciones, en fin, por eso digo siempre que lucho por ser individual desde hace años. No es fácil llegar a acuerdos en la pareja, siempre estás quebrantando reglas, normas. Un beso y ¿lo ves?yo también me he extendido.

Andrea dijo...

Gracias brilli-brilli, también es un placer para mi, te sigo. Un abrazo.

francisco dijo...

Quebrantando reglas...
mmm, qué interesante.
Un beso sin edad.

alfredo dijo...

completamente de acuerdo. tenemos la edad que transmitimos. a mi me pasa, sobretodo por el hecho de no querer tener hijos en una sociedad completamente anacronica, machista, cristiana. tengo 30 y ya no puedo usar zapatillas... tengo que ser formal. paso siempre en el ordenador, me gusta la musica y me carga la gente que a mi edad ya son "señores".

en fin, asi es la vida.

Mariana Castrogiovanni dijo...

Andrea, has dado en el clavo con esta entrada, es un tema muy interesante. Los cuarenta es una etapa de plenitud para quien elija vivirlos de esa manera, aportan la experiencia combinada con la juventud y vitalidad aún presentes.
Tito Carlos, ¿un par de sesiones? jaja. Ahora en serio, es un tema que dá para una larga charla, intentar explicarte algo sería una tontería, sólo podría ayudarte a que encuentres tus propias respuestas, a eso me dedico.
Les mando un beso grande.

cristal dijo...

Me alegra mucho haber leído las opiniones que se han registrado en tu blog y me ha encantado tu entrada. Ya va siendo hora de dejarnos de tantos prejuicios con la edad. No hay edades, sino personas. Hay jóvenes que parecen viejos y personas mayores que respiran juventud y vitalidad por los cuatro costados. Muchos besos Andrea.

Andrea dijo...

Si Francisco, quebrantando reglas.. jeje Un beso.

Andrea dijo...

Yo pensaba como tu respecto a los hijos Alfredo y al final no pude cumplir, las ganas fueron mas fuertes que mis convicciones. Un beso.

Andrea dijo...

Hola mariana, gracias por pasar, si que es un tema muy interesante y.. no nos vendrían mal un par de sesiones a Tito y a mi no? jaja un beso!

Andrea dijo...

Gracias Cristal me alegra que te haya gustado. Beso grande.

Alimontero dijo...

Querida amiga, he disfrutado esta entrada plenamente.
He leído todo. Las opiniones, interpretaciones es lo que "completa un artículo" -pienso-muy interesantes todos ellos.
Estoy de totalmente de acuerdo con TitoCarlos...y ademàs que puedo decirte, yo soy "de los cincuentas" ;-)
En cuanto a tu posición Andrea me pasó como a tí. YO empecé a liberarme de las cargas y ayudada por mi compañero de ruta, mi marido, siempre fue una buena "yunta" y colaborador, entonces no me costó tanto salir del nido. Uno está entrando y saliendo toda la vida…Somos madres..;-) solo que ahora nosotros decidimos desde nuestra individualidad, Nuestro Ser mas completo, entonces nuestra visión de la vida es diferente...Nos realizamos, individualmente, como Seres que somos....cada uno en su género y buscando siempre lo que nos haga felices, y eso pasa por el estado interno individual. Luego eso lo "aunamos" y lo aportamos como pareja y logramos el equilibrio...para sostener un edificio, se necesitan dos columnas separadas… así es como a mí, me ha resultado.
Perdona, yo tambien me extendí…ups!!
Mis disculpas y feliz finde…
Ali

Andrea dijo...

No te preocupes Ali, hay temas en los que es un placer extenderse, hay tanto que decir..Gracias por tu aporte, en definitiva el equilibrio es lo único que vale, aunque no todo el mundo esta en condiciones de encontrarlo verdad? Hay que trabajar para encontrarlo. Un abrazo y feliz finde para ti también.