viernes, 20 de marzo de 2009

El amor

Me gustaría hablar sobre mi particular visión del amor. Aún a riesgo de no ser comprendida, me atrevo a lanzar al espacio lo que pienso sobre él.

Creo que el amor es un estado de ánimo algo adictivo y con fecha de caducidad. A esta altura ya no creo en el romanticismo, creo en la afinidad, en la empatía, los gustos compartidos, la paciencia, en la tolerancia, y la necesidad de cercanía de los cuerpos. Es estimulante y emocionante sentir los síntomas del enamoramiento, se disfrutan a tope mientras duran pero se apagan pronto. Cuanto pueden durar ¿tres años? ¿cuatro? Luego, nos limitamos a hacer lo que se espera de nosotros, respetar el contrato (si eres casado) o el acuerdo verbal (si estás en pareja) porque nos encontramos cómodos, porque debemos respetar las reglas, las normas que hemos aprendido desde la infancia, y es válido claro. Que sería del mundo sin normas. Da igual que ya no sientas lo mismo, que hayas descubierto la parte menos atractiva de la convivencia, que ya no te llene completamente la vida compartida. Tienes que respetar el contrato. ¿Desarmar la estructura que te ha costado sudor y lágrimas construír? Ni hablar. Da igual que te vayas a dormir cada noche fantaseando con el culo del vecino o la vecina, la cuestión es mantener la estructura, porque ahora hay niños que dependen de ella, que disfrutan del entorno familiar, de ver a mamá y a papá juntos. Por ellos todo claro. Por ellos hacemos el esfuerzo de llevarnos bien, de ser pacientes, tolerantes. Porque el amor a los hijos sí es incondicional, sí es eterno. El amor hacia tu pareja en su forma más pura ya se ha acabado, se ha transformado, ahora es mas bien fraternal, el respeto, el cariño, la tranquilidad de llegar a casa y encontrar a los tuyos es su sitio, todo eso es gratificante. No puedo hablar por los demás pero, llevo años investigando el tema, hablo con mujeres, amigas, amigos, expongo mis creencias sin tapujos, incluyendo a mi marido claro. He tenido unos cuantos disgustos por eso obviamente, pero ¿Amor eterno? No creo en la fidelidad hacia una misma persona durante tantos años, no me parece real, y es algo que llevo diciendo desde hace años. Creo en la familia, sí, en los valores que te otorga, a los niños sobre todo. Creo en el respeto, en el cariño, en el amor fraternal pero ¿En la fidelidad eterna? Pues no, ni de hecho, ni de pensamiento. Nos obligamos a respetar el contrato, el acuerdo, pero deseamos otras cosas y nos reprimimos, lo he comprobado conmigo y con muchas mujeres y hombres con los que he hablado. No nos atrevemos a ser sinceros, de estas cosas no se habla, pero en fin, resulta que a mí me gusta hablarlas, un grano en el culo, lo sé. Desde luego si quieres vivir como te apetece tienes la opción de la separación pero, es un disgusto familiar enorme, innecesario (salvo en casos extremos) y desistes de ello, solo por no ver sufrir a tus hijos, y entonces, sólo vives tomando lo bueno de la pareja, después de todo no estoy mal, te dices, llegas a casa y tienes un cuerpo caliente que te abraza por las noches y disfrutas, te sientes contenida/o. Pero soy consciente de la realidad. Duermes, cada noche, con una persona con un mundo propio totalmente ajeno al tuyo, con sus fantasías y sus secretos que tienes la obligación de respetar, son suyos, es su intimidad. Yo también pido respeto con los mios. Son míos. Uf, me he extendido con el tema. La conclusión final sería que el estado ideal no existe, solteros, casados o divorciados, da igual. Siempre hay aspectos negativos que destacar en cada estado. No comprendo demasiado el sistema, siento que formo parte de un rebaño que me lleva en su dirección sin mi consentimiento cuando me gustaría ir en dirección contraria. Por eso creo en las parejas más permisivas, creo que son las que funcionan. Decir que comprendo una infidelidad, es como nadar contra la corriente, pero lo hago, la comprendo. Entiendo la necesidad de sentir 'otras' cosas por parte de los miembros de una pareja al pasar los años, sin perder el respeto. Es natural desear un cambio aunque solo sea fugaz. No sé si será la edad o la experiencia, pero hoy comprendo muchas cosas y me alegra que así sea.

15 comentarios:

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Andrea...

Que tema tan polémico pones sobre la mesa... y estoy segura que pisaste algunos callos... pero estoy de acuerdo contigo, en que las cosas se digan de frente, claro, guardando un debido respeto por las creencias de los demás... Eso que platicas y a lo mejor, has experimentado, yo también lo he sentido, y mira que tengo amigas, con las que he tocado ese mismo tema, y todas terminamos con lo mismo... el amor se acaba... triste, pero cierto.

Pero sabes algo? Si uno ya está casado y/o comprometido, y se ha perdido esa parte importante en la pareja, quien te dice que cuando hagas un cambio, que no pasará exactamente lo mismo? y que pasaría entonces? Volver a hacer el cambio en unos cuatro ó cinco años? No creo que esa sea la solución... más bien creo que es importante hablarlo con la pareja, y contarle nuestro sentir, quien sabe, a lo mejor y la pareja siente lo mismo... la cuestión es buscar la solución a tan delicado dilema, porque tanto derecho tenemos nosotros a ser felices, como lo tienen ellos... creo que si hay algunos ejercicios que se podrían buscar para avivar el fuego, la complicidad, eso que nos unió al principio... y como dice una amiga, la seguridad que te da una pareja... es el inicio del aburrimiento... creo que no debemos mostrarles la seguridad de que siempre se sentirá lo mismo, ya que es imposible, como tu dices, los sentimientos se fortalecen, si, pero cambian, se transforman... y claro que tampoco me atrevería a juzgar a nadie, con el paso de los años va uno entendiendo muchas cosas...

Y bueno, has tocado un punto clave para cualquier persona... te agradezco tu sinceridad y el que me pongas a reflexionar y a valorar lo que tengo...

Te mando un beso Andrea, con mucho cariño desde México,

LA CALLE VACÍA dijo...

Muy complejo este tema. La verdad que siento discrepar de ti, no sé cómo decirlo porque no discrepo pero si, el enamoramiento no dura 3 o 4 años, yo lo he estado durante más de 10, lo malo es que no recibas lo que esperes o lo que das. Este tema daría para una larga conversación.
Un beso wapa.

Sero dijo...

a mi el enamoramiento me produce enfermedad, prefiero que esa etapa pase lo antes posible

Andrea dijo...

Muchas gracias Ruth. Con comentarios como el tuyo, vale la pena ser sincero, y coincido contigo, lo de cambiar cada 5 años no es viable no? jaja Hablando en serio. Me gustaría puntualizar que no creo que el amor se acabe, solo se transforma. Pienso que se acaban ciertos sentimientos que eran el motor de la pareja en un principio, a eso me refiero cuando digo que tienen fecha de caducidad. Un abrazo Ruth, y desde luego las creencias personales son en definitiva las que imperan en cada pareja.

Andrea dijo...

Un beso Santi, si, es un tema para debatir y bastante polémico lo se. Un abrazo para ti también.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...

Jo Sero, es la parte mas bonita. Un beso!!

amor y libertad dijo...

la felcidad se ha de construir sobre la verdad y sobre la aceptación del otro entero y él, no como deseamos que sea

el amor que de verdad dura es el que acepta la verdad del otro con sus deseos y su libertad, no hay mayor amor que el que ama al otro íntegro con su libertad, no con su obediencia ni con su contrato

si me aman que me amen libre, si no que no me amen

Paco Guerrero dijo...

la verdad es el eslabon que une a las personas y cmo bien dice el dicho,la experencia es un peine que te da la vida cuando te quedas calvo.
un abrazo

Anónimo dijo...

Amor: sentimiento sublime que lleva a las personas a creer en la magia, en lo imposible en lo inhumano.Como ha llegado a desvirtuarse tanto este concepto en la gente, como hemos logrado arrancarlo de la humanidad y ponerlo en el sitial de fuerza todopoderosa imposible de ser manejada por el ente que lo siente.

El amor: el gran milagro, la fuerza superior, el que todo lo logra, todo quita y todo da. Te lleva a las nubes y te baja al infierno en cuestion de segundos.Es necesario reubicar el amor, reentenderlo y aceptar que no es un angel a poto pelado que te persigue con una flecha y te revienta la capacidad de razonar. el amor es humano, el amor es fuerte pero no invencible, el amor es sacrificio pero sacrificio para el otro... El amor es individual, es tuyo, pero no para ti. nace en ti pero vive para otro. el amor sin ti no es nada. por definicion el amor es solo un sentimiento."el amor es de uno" es tuyo solo tuyo, lo entregas a quien decides, cuando lo quieres, esto trae consigo el saber que el amor que tu das no tiene retorno, solo lo das, lo entregas, lo regalas, nada se te debe, nada debes pedir, este amor es entrega para el otro aun cuando el otro no se entregue a ti, debes entender que lo que sientes es solo tu responsabilidad, debes aprender a manejarlo a pensarlo, a aceptarlo a desprenderte de el y desde el trabajar para el otro.

Recalco: "EL OTRO NADA TE DEBE, NO ESTA OBLIGADO A ACEPTARLO, SOLO ENTREGATE Y AMA SABIENDO QUE EL AMOR ES BUSCAR LA FELICIDAD DE OTRO"

"El amor es humano": nace en las personas y son gobernadas por ellas, no es al reves, es tuyo, tu lo controlas, no tiene poderes, no cae del cielo, el amor no genera tristezas, las generas tu cuando concibes el amor erroneamente.

Pensamos que el amor resuleve todo, y no nos damos cuenta que el resolver los problemas esta en nuestras manos no en una fuerza sobrehumana.Cuantas veces creimos que el amor cambia a nuestra pareja, y vivimos llorando por sus conductas, es que es tan dificil saber que el amor que tu le das no necesariamete le llega, no cambiara, y aunque ames no debes estar ahi.

"El amor es sacrificio": das por nada, sin pedir nada a cambio, es un regalo tuyo y lo das por que lo necesitas dar, se entrega en silencio... sin vanagloriarnos de lo que hacemos, es ser heroes anonimos y aun cuando nos cueste la muerte lo entregamos todo.

El amor nace en el corazon, pero no debes permitir que anule la razon... el amor sin cerebro comete errores, el cerebro sin corazon hiere.Ama sabiendo que este sentimiento se hace sublime cuando la persona que amas es feliz...aun cuando sea con otro.

Perdon lo extenso de mi escrito...
y gracias por permitirme participar

Andrea dijo...

Santi (amor y libertad) un beso, se que ves las cosas un poco como yo y eso me alegra. Te leo.

Andrea dijo...

Paco, me has enseñado un dicho que no conocía. Gracias, me gustó mucho. Un abrazo.

Andrea dijo...

Anónimo, deberías decidirte a tener un blog, yo sería tu primera seguidora. Lo que has escrito aquí es una lección para cualquier persona. Si tu logras ver el amor de esa forma y aplicarlo en tu vida, ya soy tu fan, un abrazo enorme y me encantará leer próximos comentarios tuyos en mi blog.

Walter Portilla dijo...

Como dicen por allí, Andrea, el tema es complejo. Nuestras costumbres y tabúes no nos permiten reconocer como normales, otras que no sean las que nos han inculcado desde pequeños: te puedes enamorar las veces que quieras pero una vez que decides casarte, adiós señor a otro sentimiento parecido.

Particularmente pienso que la clave está en las primeras palabras que dices, en la afinidad, en la empatía, en los gustos compartidos, en la paciencia, en la tolerancia, en la necesidad de cercanía de los cuerpos. Eso es lo que hace llevadera la vida en pareja.
Supongo que vamos acostumbrándonos a los cambios que sufrimos como sociedad, o adaptándonos mejor dicho, a lo que la gente es capaz de sacar a la luz. Una vez que alguien lo dice, varios nos reconocemos entre ellos (por ejemplo ahora que tú afrontas el tema).
En realidad no hay alternativas pues, no las tenemos. Hay que trabajar mucho para adaptar la sociedad a nuestra humanidad y no nuestra humanidad a la sociedad.
Creo que las cosas ya están cambiando, Andrea, sólo es cuestión de tiempo. Los pasos que estás dando son inmensos! De aplaudir tus reacciones y tus escritos.
Un abrazo enorme.

Andrea dijo...

Walter, realmente me sorprende muy gratamente tu comentario. Pensé que me estaba arriesgando demasiado con esta entrada y siendo sincera nunca imaginé que tu pudieses de alguna manera, reconocerte en ella. Tu opinión me ha alegrado mucho, mucho. Gracias, de corazón.