domingo, 15 de marzo de 2009

Auténtico

Auténtico, palabra clave. Hoy he leído algo que me ha interesado y como siempre, me apetece compartirlo.

'Asertivos y auténticos'

'La madurez no es un premio que se gana con el paso del tiempo, sino que es una consecuencia de responsabilizarnos de la calidad de nuestra propia vida emocional. Gozar de autoestima es posible. Tan solo hay que observar con mas detenimiento a las personas que se abastecen a si mismas: son asertivas (dicen lo que sienten y piensan de forma serena y pacífica sin agredir nunca a nadie), tienen confianza en si mismas (no necesitan aferrarse a ninguna persona, creencia o institución para liberarse de la inseguridad y el miedo) y son auténticas (viven de acuerdo con sus valores escenciales, y son honestas consigo mismas y con los demás)'



Ha sido tranquilizador descubrir que mi madurez ha llegado, después de cometer todos y cada uno de los errores que por defecto deben cometerse antes de llegar a ella, pero, para llegar con buen pie, hay una condición indiscutible, aprender de esos errores. Cuando llegas, ya no cometes tantos, y esa serenidad que has ganado, te permitirá mirar a tu alrededor desde otra perspectiva, tomarás lo que la vida te ofrezca con seguridad. Descubrirás que prefieres evitar las discusiones porque te alteran y no son necesarias si expones tus argumentos con tacto y diplomacia. Descubrirás que es más fácil aceptar a la gente como es, abrazando sus defectos y virtudes, respetándolos, sin intentar cambiarla. Descubrirás que valoras lo que antes dabas por sentado, que la alegría y el buen rollo se transmiten y son contagiosos, que a nadie le importa un pimiento si caminas de tal o cual manera, vas despeinada o te falta un calcetín, y lo que es mejor, a ti tampoco. Te darás cuenta, de pronto, que lo entiendes casi todo y tu opinión es valorada y respetada. No se trata de tener cualidades especiales para llegar, solo hace falta un poco de sentido común y ganas de hacerlo bien. Es el poder de lo auténtico.

17 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Eso es. Autentico es lo que no es falso; ni por dentro ni hacia fuera. Si se expresa sin afán destructivo, además es asertivo.
Efectivamente, joven, la madurez ayuda a entender este significado (digo yo), y si controlas ese estado, seguirás disfrutando de la vida con intensidad, pero esta vez lo será porque ayudas a que la disfruten los demás, y el resto funciona bien sin empujar. Hasta ese momento, uno es mas egoísta.
Veo que has comprendido por qué la mejor edad (sobre todo en la mujer, digo yo) es en la década prodigiosa (40-50).
Andrea, ¡Qué bien te leo! (es que 'veo' no me parecía apropiado)

Un abrazo,

LuNa... dijo...

hola preciosa
hay regalos para ti
en mi lunita
que me encantaria compartir
contigo
pero hay uno en especialel premio
al arte y pico
puedes pasar por ellos cuando
lo desees

un beso inmenso

LuNa

coco dijo...

Siiiiiiiiii!
(Supongo que yo no he madurado mucho, porque mi opinión no es valorada ni respetada, pero síiii, algún día, sí).

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Andrea...

Totalmente de acuerdo contigo, de hecho, creo que hemos estado conectadas en intención y pensamiento, hace algunos días escribí algo parecido a tus textos... me da tanto gusto saber que coincido contigo...

Yo agregaría, además, que la madurez nos ayuda a ser más agradecidos con la vida y con el universo...

Me encantó tu espacio, te seguiré leyendo... Saludos desde México,

anselmo dijo...

La asertividad siempre ha sido para mí un modo de vida. Para mi, llegar a la asertividad razonable ha sido siempre una meta, ya que siempre he sido bastante apocado.
Hay algo que tengo que apostillarte. La asertividad a veces (o muchas veces), requiere no decir eso que quieres decir en el momento que tu quieres decirlo para evitar el conflicto. Hay que buscar el momento adecuado, aunque se pierda contingencia...pero así es el camino de la aseritividad.

caracola dijo...

Hola Andrea:

Ya tenía ganas de encontrar un ratito para visitar tu blog detenidamente.

Me he alegrado al comprobar que coincido con los pensamientos que tan acertadamente, expones en tu post.

Es verdad, la madurez, es quizá, la etapa más satisfactoria de mi vida. Y digo la madurez, que no los años cumplidos.

El bagaje de nuestras particulares vivencias, son una verdadera escuela para alcanzar la plenitud como personas.

Y efectivamente, depende de nuestro sentido común, el saber conducir estas enseñanzas, por el camino de la felicidad personal, sin el lastre de lo superfluo.

Te sigo leyendo :)

Un abrazo.

Elisa dijo...

Hoy mismo hablaba sobre este tema con un amigo. Mi percepción sobre la madurez pasa por dar esos pasos, peligrosos y confusos, sabiendo aceptar y colocar las consecuencias. Disfrutando del camino, sin anticipartse al destino y enfrentarse con ilusión a cada pincelada de vida, sin dejarse cegar por las expectativas.

Y lo que me queda por aprender...bufffff

Muakis!

alfredo dijo...

a mi me falta asertividad, por eso tengo problemas en todas partes. Es que soy timido y paciente, pero cuando me joden con mierdas, tengo un limite y exploto. No con agresividad, pero digo cosas que a veces pueden herir.

puede ser que sea poco toletante. puede ser que me molestan algunas cosas. pero el punto que tengo con la madurez, es que logro ser responsable de mi existencia, por lo que he tomado algunas decisiones muy mal miradas en mi medio tercermundista, pero las sostengo: yo me autodestruyo y no implico a nadie mas.

Andrea dijo...

Gracias Tito, si, creo que estoy en esa luminosa década. Un abrazo.

Andrea dijo...

Gracias Luna, ya he pasado por tu blog, en cuanto haga algunos arreglos en el mío, colgaré orgullosa tu premio, un beso enorme guapa.

Andrea dijo...

Cocooo, algún día tienes que madurar!!! jaja un beso.

Andrea dijo...

Hola Ruth! Me alegra mucho conocerte y que coincidamos, en cuanto pueda me paso por tu espacio, un abrazo fuerte y gracias por seguirme.

Andrea dijo...

Anselmo es verdad, has apostillado bien, intento ponerlo en práctica y la verdad es que es muy efectivo para evitar conflictos. Un beso.

Andrea dijo...

Gracias caracola, me alegran tu visita y comentario, nos leemos. Un abrazo.

Andrea dijo...

Elisa, vas por muy buen camino, te queda por aprender, pero lo harás con responsabilidad y acierto, estoy segura, un besazo.

Andrea dijo...

Alfredo, yo también digo cosas que hieren, y asumo las consecuencias. Pienso que los que nos rodean toleran nuestros exabruptos solo porque conocen y valoran nuestra 'trayectoria', otra palabra importante para llegar a la asertividad, para eso deberías descartar, y de cuajo, esa necesidad de autodestrucción que llevas contigo creo, aunque imagino que no será una tarea fácil. Un beso grande.

cristal dijo...

Me alegro un montón Andrea de que te sientas madura y serena. Yo soy una de esas personas a las que le ha costado madurar, pero poco a poco, espero hacerlo antes de morirme...je, je...Me ha costado asumir el paso de los años, las pérdidas y muchas cosas más, sería largo de contar, de modo que me complace el que tú te sientas en ese momento de plenitud que tan bien has descrito. Un abrazo fuerte.