lunes, 11 de mayo de 2009

Desengaño

Llegué a casa y fui directamente a mi habitación. Miré a mi alrededor; todo ordenado, tan cuidado, tan bonito. Sentía una extraña sensación. Mi madre preguntó por qué traía ese aspecto desaliñado, (si supiese, pensé).
No pude dormir, no lograba dominar mis emociones. Me di cuenta que me había enamorado hasta la médula. Comencé a preocuparme y con razón.
Tras quince días sin noticias de ningún tipo me encontraba francamente mal. No comía, no dormía, pero procuraba disimular para que nadie lo notase. Por las noches lloraba sin consuelo, no entendía el amor. ¿Por qué todo el mundo decía cosas bonitas sobre él cuando yo sufría tanto? ¿Así eran los hombres? Intentaba distraerme con mis compañeros de la facultad pero ninguno me llamaba muñeca, todos vestían demasiado bien y olían a perfume. No me gustaban.
Sabía que no había teléfono en el campo y de todas formas no estaba segura de desear llamarlo. Si no aparecía significaba que yo no le interesaba o al menos eso pensaba. Pero era muy difícil aceptar que había sido sólo sexo. Era demasiado joven para un desengaño tan brutal.
Veinte días después de aquellos dos increíbles días en el campo, apareció por la facultad conduciendo su cochecito descapotable rojo. Aparcó escandalosamente a mi lado mientras caminaba junto a un compañero saliendo de clase.
- Sube al coche, muñeca.
Lo odié y lo amé a la vez. Me despedí de mi compañero y subí al coche sin hablar. Intenté controlarme pero no pude evitarlo, las lágrimas cayeron sin permiso. Sólo atiné a mantener la mirada baja para que no lo notara. Silencio.
- Qué pasa nena.
- Para el coche.
Al detenerse y mirarme ya no pude esconder mis lágrimas.
- ¿Estás llorando? No, muñeca, eso no, dijo. (Me abrazó fuerte). Escucha, soy un bruto, lo sé.
- No, no eres un bruto, eres un imbécil. (No, no eres un imbécil, eres guapísimo y te quiero)
- Espera, debes saber que no tengo conducta, no puedo remediarlo. No esperes demasiado de mi, no soy constante, simplemente no puedo.
- Podías haberlo dicho antes de llevarme a la cama, ¿No crees? (Abrázame fuerte por favor. Dime muchas cosas bonitas)
- No puedo soportar los reproches.
- Vete a la mierda, me voy a casa en taxi. Y la próxima vez, búscate una prostituta. (No, dime que me has echado de menos, dime que has pensado en mi, dime, dime...)
Me fui pensando que los hombres no merecían la pena. Era un juego muy cruel el que jugaban y yo  demasiado ingenua. Si amaba, simplemente deseaba demostrarlo, pero evidentemente las cosas no funcionaban así.

43 comentarios:

LA CALLE VACÍA dijo...

Es increible leerte y verme reflejado, no somos los hombres distintos a vosotras...creo que las personas cariñosas, que aman con toda su alma somos iguales, independientemente del sexo, lo malo es que tropezamos siempre en la misma piedra, o es piedra distinta pero el tropiezo el mismo...nos debe ir la marcha.
Un besote

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

me ha encantado tu blog! un saludo!

Mariana Castrogiovanni dijo...

Jo! Andrea... que bajón... pero es que si es así, es así...
No demores mucho en contarnos cómo sigue, please!
Un beso

KaMa dijo...

Cuando somos jóvenes e inexperientes ... Nos enamoramos ... Punto y basta ... Con el tiempo, se aprende , dicen ... Algunos ....

Besos rojos .... de la manera que te guste

Dean dijo...

Muy agradable, me entretengo un montón con tus relatos.
Un beso.

Menda dijo...

Pues no te creas, pensarás que no, pero tu madre seguro que se dió cuenta, que SON MUY LISTASSSSSSSSSS!!!!

(Estoy asimilando lo de muñeca).Bromas aparte, muy bien relatado, guapa.

Walter Portilla dijo...

Me gustaron mucho tus entre paréntesis, Andrea, le dan mucha fuerza al texto y reflejan una realidad que escondemos a veces por temor. Se pone bueno el relato.
Un abrazote, espero la siguiente.

Emilio dijo...

Como siempre, Andrea, entretenido, divertido, genial este relato de amores que se lee con una sonrisa de oreja a oreja.

Un abrazo.

leo dijo...

... che andrea! .... qué corte! ....jejejeje

un beso ... y no te digo muñeca porque nunca me gustó utilizarlo ....

Begoña dijo...

No puede ser sólo sexo!¡Dime que no, que ese bruto sin modales no pasa a buscarte sólo por eso!
¿Se termina aquí...?
Aunque sea sólo un relato, ¡se aprende tanto de los librosss!
Estoy con Walter, los paréntesis son ese grito mudo, y ¡yo, me voy a quedar muda también!
Un abrazo

Alejandro Ramírez dijo...

La historia sigue muy interesante y los diálogos son muy buenos.

Un abrazo, Andrea.

amor y libertad dijo...

"no soy constante, no puedo evitarlo, soy así"

cómo me identifico, andrea, por eso insisto tanto en la amistad, en ella sí hay constancia

un beso

Martín dijo...

Apasionante relato! Lastima que se mantenga ese doble discurso... quizas sea bueno, que de una vez por todas,salga de tu boca lo que está entre paréntesis. Un beso

josealfonsomartínez dijo...

Accedo a tu blog desde Sublimaciones,simplemente por compartir.La segunda entrada de mi blog http://callejadelahoguera.blogspot.com, contiene las imágenes del programa emitido por la cadena española "CUATRO", relativo a todo lo que significa
ÁNGELES Y DEMONIOS.
Lo considero muy interesante.
Un beso.

Francisco Javier dijo...

Una realidad muy cruel, un diario de páginas abiertas para enfrentarse a la vida por si sola. Una realidad como dije antes muy a la orden del día que a cualquier de nosotros no puede pasar. Me gusta leerte, aunque aveces no escriba comentarios siempre te leo, pero esta vez este texto me llegó muy hondo, sentí esa rabia, esas ganas de mandarlo todo al traste. Es increible la forma que tienes de hacernos llegar todas tus vivencias. Se me puso la piel de gallina.

Besitos Andrea. Feliz Dia.

Andrea dijo...

Si Santi (calle) los que solemos amar asi, sólo sabemos sufrir. Quizá deberíamos intentar amar con menos intensidad, pero cuando te pones límites el sentimiento ya no es igual verdad? Ya no emociona tanto. Un beso enorme!

Andrea dijo...

Hola loca de los gatos! Gracias, ya me pasaré por el tuyo. Un beso!

Andrea dijo...

Hola Mariana! si, un bajón, pero uf, ha pasado mucha agua bajo el puente, ya lo contaré. Un besito y como siempre gracias.

El futuro bloguero dijo...

Espero que todo ese cúmulo de "errores" te haya hecho afinar la puntería.

Como era guapo se le perdonaba todo porque te enamoró...

Afortunadamente, con los años se madura, ¿verdad?

Andrea dijo...

Kama, si, por suerte aprendemos de nuestras experiencias y de nuestros errores. Un abrazo rojo para ti.

Andrea dijo...

Dean, un beso gracias.

Andrea dijo...

Menda, ¿mi madre? esa se daba cuenta de todo jaja era una especie de medium con sus hijos, un beso guapa!

Andrea dijo...

Si Walter, son las cosas que solemos sentir a veces las mujeres y que ni locas decimos, o mejor dicho, sólo las decimos si nos sentimos seguras de que vale la pena hacerlo, al menos eso me pasaba a mi. Un beso enorme!

Andrea dijo...

Emilio, un gran abrazo, gracias por leerme siempre.

Andrea dijo...

Leo, si che, me cortaron la cara mal, como diríamos en Argentina no? jaja Un beso!

Andrea dijo...

Ay Begoña, ese personaje en parte de ficción y en parte no tanto, era encantador cuando se lo proponía, unos modales desastrosos pero que atraían, no me preguntes porqué. No era solo sexo,no, aunque la protagonista (que quizá sea yo y quizá no, je)así lo creía en ese momento. Un beso fuerte.

Andrea dijo...

Un beso Alejandro y gracias por el elogio.

Andrea dijo...

Santi (amor y lib) Te diré que muchos hombres se identifican con esa conducta, no es fácil ser constante en ningún orden en la vida, lo veo también en el deporte. Pero esa actitud en el amor incluye un poco de egoísmo, desean recibir pero no son capaces de dar lo suficiente para que una relación funcione. El equilibrio es difícil de conseguir. Sin embargo y como dices tu, en la amistad es mucho más fácil tener constancia. Un beso!

Andrea dijo...

Martín, jamás saldrían de mi boca esas palabras si un tío me tratase así, por eso los paréntesis, esas plabras se reservan para cuando recibes lo que esperas recibir, decirlas sin base es demasiado peligroso emocionalente hablando creo. Un beso!

Andrea dijo...

Jose alfonso intentaré pasar un beso encantada.

Andrea dijo...

Muchas gracias Francisco Javier, es una realidad mas habitual de lo que creemos, el miedo al compromiso, a la conducta, a la entrega. La gente teme recibir amor, lo he notado, no está preparada a veces y los que damos sin ponernos límites ni barreras, a veces no somos comprendidos. Un beso enorme para ti.

Andrea dijo...

Futur, no se si han sido errores, sólo vivencias aunque estos relatos tienen algo de ficción también. La vida me ha enseñado que hay personas a las que les cuesta mucho relacionarse pero no por eso dejan de ser buenas personas, simplemente temen a la entrega y no tienen conducta pero, en fin, creo soy buena interpretando actitudes y al final acabo entablando una buena amistad con la gente. Un abrazo!

SAUVIGNONA dijo...

hay nena..pero que historia....muy conocida te dire.,...me suena muy conocida a alguna situacion que me ha pasado fijate...que eson asi de desgaciaditos estos hombres parecen cortados con la misma tijera una clonacion de satanases o algo asi...pero nosotras la muejeres tenemos iman con esos que son de lo peor? bueno esos tipos rudos que no sirven para nada....bagos e hijoputas...bueno esos nos gustan y nos derretimos por ellos....
que vamos a hacer?
"meñeca" te dejo besines miles!!!

:D sauvignona

El futuro bloguero dijo...

Eso es cierto, toda persona, puede tener buen fondo,si se encuentra, y si se deja..., quiero decir si deja que llegues a ver ese buen fondo.

Yo estaba con los errores de juventud, de permitir un maltrato o un desapego tan brutal, que hoy sin duda no admitirías.

besos.

José Luis dijo...

en Chile diriamos que ese tipo es un saco de weas! lo que significa que es un imbecil (pero dicho con mucha rabia) por culpa de idiotas así es que los que son buenos no enganchan con las chicas que quieren!

cristal dijo...

Me da la sensación de que el muchacho sabe mucho de cómo conseguir que una chica se vuelva loca por él. Se llama "Estímulo intermitente" y es de lo más adictivo. Las teorías Conductistas dicen que, si a una rata la alimentas todos los días a la misma hora, estará relajada y esperará pacientemente su hora de comer. Pero si un día le das a una hora, al otro no le das, al siguiente le cambias de nuevo la hora, y así la mantienes durante un tiempo, irremediablemente la rata se volverá loca. No sé si me explico. Un abrazo, Andrea.

SobeK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SobeK dijo...

Como he de olvidar lo que bello fue un dia... como no he de recordar lo que tanto dolía.

Al final...el tiempo y su sabiduria, calma el dolor y deja en el pensamiento lo que se vivieron esos dias.

No se puede errar, cuando de amor se trata, si al final duele el alma, es por que del verdadero amor se trataba.

Un abrazo

Andrea dijo...

Sauvi, jaja algunos personajes son asi, éste tenía buen fondo a pesar de todo. Un beso!!

Andrea dijo...

Futur en eso tienes razón, hoy no lo permitiría, la madurez trae un poco de sabiduría, en definitiva tus vivencias te dejan enseñanzas. Un abrazo.

Andrea dijo...

Hola Jose Luis, bienvenido. Yo no llegaría tan lejos, teóricamnte el personaje intenta ser mejor, la gente vive como puede, como le sale, lo que vale es el esfuerzo que pones en cambiar. Un beso!

Andrea dijo...

Cristal te explicas perfectamente, el personaje es un campeón en aplicar el 'estímulo intermitente' pero lo hace de forma inconsciente y quizá por eso lo justificaba. Un abrazo fuerte!

Andrea dijo...

Sobek siempre me deja admirada la forma en la que te expresas, el texto es precioso y la frase final increíblemente certera para mi. Un gran abrazo.