sábado, 9 de mayo de 2009

Arroyo

- Escucha, debo irme, tengo que estudiar, tengo que..
- Tengo que, tengo que ¿No te cansas de 'tener qué' todo el tiempo?
- Es que...
- Es que nada, ven, dijo, tomándome de la mano.
Salimos y encontramos a 'sangre' bebiendo agua. Montó de un salto sobre él y me ofreció la mano para que lo acompañase.
- No lo sé, nunca he montado a caballo. No lleva montura.
- Muñeca, estás conmigo, no te pasará nada te lo aseguro. Además llevas vaqueros.
Me sentía en el lejano oeste. Él, tan macho y tan salvaje ofreciéndome su mano para llevarme a cabalgar 'a pelo'. Muy fuerte. Acepté, estaba empezando a divertirme de verdad.
Monté de un salto con su ayuda y me abracé a él, encantada. Dimos un gran paseo al trote por el campo. Nos detuvimos en una zona en la que había una especie de enorme corral con unas diez vacas en su interior.
- Salúdalas, son mías. Esa es Florencia, esa Francisca, Julieta...
- Estás muy loco ¿Sabes? Saludé a sus amigas con la mano y continuamos hasta un arroyo.
- Llegamos, dijo.
- ¿Llegamos?
- Sí, vamos a bañarnos.
- Ni hablar, no llevo bañador.

Soltó una carcajada

- Muñeca, no necesitamos bañador, este arroyo está en mis tierras, es mío. Por aquí no viene nadie.

Dicho esto comenzó a quitarse la ropa. Permanecí en silencio observándolo correr desnudo hasta el agua, llamándome. La cosa se ponía cada vez mas interesante, me quité la ropa y me acerqué.
- ¡No salpiques joder, está fría!
- Venga cariño, basta de mariconadas. Entra de una vez.
¿Cariño? Uf, qué bien ha sonado eso, pensé.
- Oye, estas pequeñas piedrecitas se clavan en mis pies, me hacen daño. ¿Cómo lo aguantas?
- Tengo pies de amianto nena, pero qué urbana eres.
Salió andando del arroyo, me cogió en brazos y me llevó como a un bebé. Me sentía en una película de verdad, este tío me gustaba mucho. Hicimos el tonto en el agua un buen rato y salimos para secarnos al sol.
- Ven.
- Olvídalo. ¡No me llevarás ahí!
- Sí, es el lugar perfecto.
- No me follarás detrás de un árbol, no te lo permitiré.

33 comentarios:

amor y libertad dijo...

qué aventuras, andrea, reales o no, son fascinantes, las vive uno según lee, y la imaginación te pinta por los campos y los ríos, llena de vida y de fuerza

(gracias mil por el comentario en di marga, y un beso)

Emilio dijo...

Encantadora continuación del relato, Andrea, tan fluído y tan fácil de leer que resulta hasta inocente y tierno.

Siempre me dejas una sonrisa al terminar la lectura (y te aseguro que no es fácil hacerme sonreir).

Abrazos.

KaMa dijo...

Hoy, en este día de tormentas y chaparrones .... Sólo tú para alegrarme la tarde .... este cuento o crónica de tu juventud es bárbaro .... espero por los próximos capítulos ...

Ah! y gracias por tu comentario amigo ....

Un beso muy rojo, si te gusta

Adolfo Payés dijo...

Hermoso.. he has dejado con ese chaparrón que tanto deseo sentir.. y sobre todo disfrutar--

un gusto leerte

saludos fraternos
un abrazo con mucho cariño y respeto

que tengas un buen fin de semana

Alejandro Ramírez dijo...

Esos diálogos sencillos y ágiles hacen que uno avance por la narración con mucho placer. Además la historia está buenísima...

Un gran abrazo.

Menda dijo...

Ejem, ejem...desnuda? macho salvaje?

Ay Dios mío, que perdemos a esta niña.....

ulises dijo...

Pasión de gavilanes. Este capítulo es divertido y se entrevé lo que vino después.
Un abrazo

Begoña dijo...

Ya me gustaría a mí, una aventura como esta. Qué bien te expresas, y qué lenguaje tan cercano. Amanecer, ducharse -a como se pueda-, montar a caballo a pelo, bañarse desnudo, correr desnudo por el campo... Yo, he hecho todo eso, a excepción de la parte de ese macho que te coge, te lleva en brazos, juega y te persigue...
Espero, el próximo capítulo, ¿hiciste el amor detrás del árbol?
Qué interesante, especimen éste que lo tiene todo menos, el aburrimiento. Así da gusto!
Un saludo

Begoña dijo...

Como escribes en presente, y en primera persona, te interrogo a ti, pero no pienses que es a ti, personalmente, sino a la chica del relato. (¡Anda, que si eres tú...!)
Me gusta mucho, y me entretiene este relato.

Dean dijo...

Cada historia tuya es tan real que casi siento la humedad del agua, el frío del viento cuando sales mojada del rio, las piedras tallándote en los pies, todo. Excelente.
Un saludo.

Martín dijo...

Puedo imaginar el paisaje y cada una de las escenas.. que bien escribís! Si bien la historia continuará, ya me gustaría adivinar el final! Saludos

Andrea dijo...

Santi (amor y libertad). De nada señor, usted lo merece. Gracias a ti por el comentario. Me alegra poder llevarte a otros escenarios con mis relatos. Un beso!

Andrea dijo...

Emilio gracias, justo eso me interesaba transmitir, un poco de inocencia y de ternura. Un abrazo grade para ti.

Andrea dijo...

Gracias Kama, me encanta haber alegrado un poco tu tarde. Un beso enorme para ti y siempre me gustan tus rojos besos.

Andrea dijo...

Adolfo un beso, que lo pases muy bien tu también.

Andrea dijo...

Alejandro gracias por el elogio, te mando un abrazo grande y te espero.

Andrea dijo...

Menda, jaja, ¿Dónde está esa juventud muñeca? ¿Quién no ha vivido esas travesuras a los veinte años? Un beso!

Andrea dijo...

Ulises, ¿pasión de gavilanes? jajajaja me ha dado un ataque de risa! Pero si, buena comparación. Un beso!

Andrea dijo...

Begoña muchas gracias por el elogio y ejem, hay un poco de realidad y otro poco de ficción. Espero que no te ofendas si me guardo la respuesta, no quisiera asustar a mis lectores jaja
La verdad es que el personaje masculino puede tener muchos defectos (o virtudes, todo depende de cómo se mire) pero aburrido? eso jamás, tienes razón. Un beso!

Andrea dijo...

Hola Dean, esas piedrecitas son muy molestas de verdad, nunca las he podido tolerar. Gracias por no perderte mis aventuras, como siempre tus elogios me alegran el día. un beso fuerte.

Andrea dijo...

Gracias Martín, el final es muy previsible no? jaja Lo que no se sabe muy bien es qúe lugar han escogido finalmente, pero siempre podemos utilizar la imaginación verdad?. Un beso!!

cristal dijo...

Vaya, vaya, qué día más completo. La imagen de ella corriendo desnuda por el campo resulta de lo más refrecante. Un beso.

BRILLI-BRILLI dijo...

Pues a mi me encantaría que me follasen detrás de un arbol,jejeje.Y más si es un macho salvaje!!!que bien suena!!
Besos

Walter Portilla dijo...

Andrea, buenísimo tu relato, siempre nos dejas con la lectura a medias por la continuación.
Yo pensé, te juro, que ibas a decir que te llevaría desnuda sobre el caballo! el resto seguro que ya ni lo contabas. Pero claro que el árbol debe haberse erizado las hojas, verdad Andrea?
Un abrazote querida amiga.

Andrea dijo...

Hola Cristal, si, fresca seguro que iba, jaja. Un día increíble. Un abrazo fuerte.

Andrea dijo...

Brilli, jaja. Ya te veo buscando el árbol adecuado por tu zona. Un beso guapo!

Andrea dijo...

Walter no! jaja Tienes más imaginación que yo hombre, y mira que me sobra. Te mando un beso enorme y quien sabe, tal vez utilice tu idea para algún futuro relato!

Alimontero dijo...

Hola querida Andrea, me encantan tus relatos.. tienes una habilidad envidiable para ello.
Estaba tan entretenida leyéndote y...plop! terminó!! espero la continuaciòn!

un abracito,

Ali

SobeK dijo...

Leo una y otra vez tus escritos y tiendo a buscar emociones propias que se asemejen a las que emanan de el... Me cuesta encontrarlas, pero al final puedo re sentirlas.

Ante esto te agradezco que traigas a mi mente emociones olvidadas.

abrazo.

Andrea dijo...

Otro abracito para ti, Alí, gracias por la visita.

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...

Un beso Sobek, me alegra que vuelvas a sentir con mis relatos, es un gran elogio.

Isabel de León dijo...

Yujuuuuuuuuuu!amor natural!!jajajja

M encanta!!!

Saludos de la chica