viernes, 10 de abril de 2009

Propósito

(16 años)
- ¿Dónde está tu padre?
- No lo sé ¿No estaba contigo?
- No, ya he buscado en la habitación de tu hermano y también por todo el hotel, no lo encuentro.
- Mierda, si salió solo del hotel estamos en problemas, te dije que no era buena idea lo del viaje.
- Vale, déjalo ya, dijo que era su último deseo, no podía negarme.
- Mamá, estamos en París, no conocemos la ciudad, si se ha perdido tendremos que dar aviso a la policía. Un hombre de 65 años que apenas puede comunicarse y que a veces actúa como un niño... ¿Crees que podría volver solo al hotel si se aleja? No podrá preguntar a nadie, mierda, ¿Has hablado con el chófer?
- Sí, no lo ha visto.
- Ok, avisa a los chicos, vamos a salir a buscarlo por los alrededores.


Lo buscamos durante dos horas, separándonos, para formar dos equipos. De pronto, caminando por el parque que rodea la torre Eiffel, nos pareció ver, a lo lejos, una figura familiar sentada en un banco, nos acercamos lentamente por detrás. Ahí estaba mi padre, felíz, observando a las mujeres pasar y preguntando a cada una de ellas sin pudor : ¿Facciamo l'amore?


-----------------------------------------------------------------------------

Pero cuando me dijo 'Cariño, las pruebas que te hemos hecho me dicen que se te hará muy difícil quedar embarazada, tómatelo con calma, y ve haciéndote a la idea de que quizá no puedas lograrlo'. Lo fulminé con la mirada. Me levanté y dije 'Te equivocas, tendré a mi hijo, y saldrá de éste cuerpo, pronto te lo traeré para que lo conozcas'. Qué sabría él, un simple medicucho que apenas pasaba los treinta. Jodida y puñetera vida, Había dejado a un hombre al que quería porque no se sentía capaz de tener hijos y resulta que ahora la que no podía tenerlos era yo, qué ironía tan cruel. Pero ya verían todos, lo lograría. Llegué a casa y me metí en el baño. Durante una hora entera me dediqué a romper todo lo que encontré en él, acabé en el suelo respirando agitada y con aspecto de loca. Cuando ya no quedaba nada sano a mi alrededor, abrí el armario y me dispuse a romper con paciencia cada objeto que encontré dentro del mismo, salí del baño mucho más tranquila, lograría mi propósito.

45 comentarios:

Dean dijo...

Soy un fan incondicional tuyo. Cada vez que leo algo tuyo se dibuja una sonrisa en mi rostro.Gracias por ello.

Menda dijo...

Uf, yo como Dean.Me he enganchado totalmente a tu blog, y a tus escritos......(Aunque siempre me dejes con la miel en los labios)

caracola dijo...

Je,je, aquí me tienes Andrea, enganchada a tu historia y esperando el proximo post.

No tardes. :D

Besos.

Antonio Castellón dijo...

Pues sí, la verdad es que con esa fuerza y determinación tiene que conseguir lo que se propone.

Andrea, tienes un regalo en mi cuaderno. Si te gusta ahí está para que te lo lleves, pero, por favor, no me rompas nada, que yo no tengo la culpa.

Me ha hecho mucha gracia lo del padre sentado en un parque de París y cortejando en italiano, jeje.
Si se trata en realidad de tu padre, da igual. Es un tío de lo más simpático. Mis felicitaciones.

Y un abrazo para tí, Andrea.

ulises dijo...

Para cortejar a las mujeres no necesitaba mujeres a su lado.
La pérdida de memoria es duro para los que rodean al enfermo pero los momentos de lucidez te alegran y hasta son graciosos.

Un abrazo
P.D. Mola lo de romper cosas para desahogarte.

BRILLI-BRILLI dijo...

Impresionante!no tengo palabras.Trabajo con enfermos de Alzheimer,te felicito por tu post!
Besos

cristal00k dijo...

Duro, enfrentarse a la realidad... pero de una u otra forma se sigue caminando ¿verdad?
Besos Andrea.

P.D. tiene fuerza y está bien cosntruido. Te sigo.

francisco dijo...

Romper con paciencia, cada objeto...
Eso es control!
Saludos.

Reina dijo...

Andrea, me está enganchando con estos textos; es impresionanate tu forma de relatarlo; puedes leerlos por separado o uno detrás de otro; perfectos.

Enhorabuena; me encanta.

Besos

(por cierto, alguna ve, he roto un vaso contra el suelo, jajajaja!)

SobeK dijo...

Romper, si pudiera solo romperia cadenas... tal vez evitaria culpar a las cosas, a la vida, a lo que mas amo.

Se que siempre hay una esperanza, una salida... espero me lo ratifiques en tu proximo escrito

un abrazo

Andrea dijo...

Muchas gracias Dean, me halagas. Un abrazo!

Andrea dijo...

Menda, me alegra haberte enganchado, espero que te guste lo que falta. Un beso grande.

Andrea dijo...

Un beso enorme caracola! Aquí te espero.

Andrea dijo...

Antonio, gracias por tus felicitaciones, por el regalo y por el comentario. Ya he pasado por tu blog y conste que no he roto nada. je. Un abrazo!!

Andrea dijo...

Hola Ulises, si, los momentos de lucidez eran especialmente graciosos, mi padre fue una persona entrañable, cálida, divertida, un poco teatral y durante el período de su enfermedad, le encantaba perseguir a las mujeres!! Un abrazo, ya no rompo tanto.

Andrea dijo...

Gracias Brilli. Entonces sabes bien de lo que hablo. Un abrazo guapo, gracias por tus palabras.

Andrea dijo...

Hola cristal00k. Duro si, pero son etapas que han quedado ya muy lejos, están superadas, por eso puedo escribir sobre ellas hoy, me han enseñado mucho. Un abrazo y gracias por los elogios, me han hecho ilusión.

Andrea dijo...

Hola Francisco, si, era una especie de descontrol controlado, Supongo que te desahogas como puedes. Un beso!!

Andrea dijo...

Hola Reina, ya he pasado por tu blog a dejarte unas palabras. Gracias por tu comentario y por los eloguios. Un beso enorme.

Andrea dijo...

Si, siempre hay salida Sobek, aún en los peores momentos. Un abrazo fuerte para ti.

cristal dijo...

Me ha impactado tu relato, Andrea. No es fácil asumir que un padre no te reconozca o se comporte como un niño. Por otro lado estoy contigo en no admitir que te intenten cerrar una puerta de manera definitiva. Siempre se podrá hacer algo...Buen relato lleno de fuerza e intensidad. Un abrazo preciosa.

Paco Guerrero dijo...

grandes como siempre tus palabras,romper,quemar,resurgir de las cenizas y de los objetos rotos,un abrazo grande como tus textos.

Fernando García-Lima dijo...

Vuelvo a repetir: ¿para cuándo la próxima?

Qué mala eres con los lectores...

Anónimo dijo...

Andrea, me encanta leerte (por lo que cuentas y, sobre todo, por cómo lo haces), estoy impaciente por saber cómo continúa el relato del bebé, es un tema que me toca especialmente (al igual que la protagonista real o ficticia, no sé si lo podré tener y me he pasado toda la vida soñando con ello). Un abrazo muy fuerte y enhorabuenísima por el blog y por las sonrisas que nos arrancas. Blanca

Laura M. Cañamero dijo...

Ya estoy de vuelta ANdrea. Gracias por no olvidarte de mi en mi ausencia.
Un abrazo.

Andrea dijo...

Gracias Cristal, por tus palabras siempre afectuosas, me alegra que ya estés de vuelta, un abrazo enorme.

Andrea dijo...

Paco, gracias de verdad por tus palabras, me han hecho mucha ilusión. Un abrazo grande para ti también.

Andrea dijo...

Fernando mala yo? Si soy un angelito..je. Un beso!

Andrea dijo...

Hola querida Blanca, bienvenida, es un tema que afecta a muchas mujeres, es verdad, se sufre mucho, se espera mucho, pero no hay que bajar los brazos. Espero verte por aquí, tus palabras me animan a seguir relatando con más ganas. Un beso enorme!

Andrea dijo...

Vaya, Laura, que alegría verte por aquí, ya te echábamos de menos. Un beso grande y ..nos leemos.

pensamientos dijo...

Sin palabras me he quedado! hay que tener carácter fuerza y tu tienes todo!!!besos.

Martín dijo...

Andrea, acabo de descubrir tu blog y me llevé una agradable sorpresa. Tus relatos son atrapantes y con la cuota justa de sentido del humor. Me gusto mucho. Volvere por mas. Saludos

SAUVIGNONA dijo...

a nooo pero que buenisima lectura!me ha encantado venir a leerte visitarte y pasear por aqui....no esta de mas agradecer tu visita por mi blog....gracias y me encanto leerte hoy despues de las pascuas te dejo un beso enrome...y me encanta el humor que le pones a esto ..o por lo menos aeste relato de hoy como lo cuentas me han dibujao una sonrisa super grande en mi rostro pues aqui sonlas 7:15 de la mañana ...
besines desde argentina!
:)sauvignona

Logio dijo...

Ya ves, también aquí.

Isabel de León dijo...

Jajaja...me ha encantado ese padre "rebelde"!Gracias por tus comentarios...yo también me pasearé por aquí a leerte.
Saludos de la chica.

KaMa dijo...

Te descubrí através de mi Reina querida....Y bueno, aquí me tienes, enganchado nomás.... :D

Me leí todo lo que está a la vista, me encantó todo ... Te voy a seguir, te ganaste un lector asiduo ....

Besos rojos

Andrea dijo...

Pensamientos muchas gracias! Un abrazo grande.

Andrea dijo...

Gracias Martín, ya he pasado por tu blog a dejarte unas palabras, el placer es mutuo, te sigo. Un abrazo.

Andrea dijo...

Hola sauvignona! bienvenida, me encanta haber alegrado tu mañana argentina, a veces echo de menos mi tierra y mi gente aunque aquí me siento muy bien también. Un abrazo enorme para ti y .. nos leemos.

Andrea dijo...

Hola Logio, bienvenido! Un abrazo.

Andrea dijo...

Hola Chica! Un placer tenerte por aquí, vuelve cuando quieras, un abrazo, te leo.

Andrea dijo...

Es un placer tenerte como lector asiduo kama. Gracias por tus palabras, me alegra conocerte, un saludo.. y nos vamos leyendo

Laura M. Cañamero dijo...

Tienes un regalín en mi blog!

Emilio dijo...

Hola Andrea:
volví para continuar leyendo tus relatos, que siguen estando interesantes.

UN saludo.

Andrea dijo...

Muchas gracias Emilio. Un abrazo.