miércoles, 8 de octubre de 2014

III

No llores niña. 
Vive. 
No llores niña. 
Bebe. 
Detrás de la puerta hay luz. 
Cuando la brisa cálida 
se deslice sobre ti, 
despertarás. 
No temas. 
Los demás ya no cuentan. 
Sólo importas tú.