lunes, 28 de abril de 2014

Tal vez mañana


En ocasiones se me cierra la garganta, se me olvida respirar y me voy quedando sin aire. Tras unos segundos me obligo a inspirar. Me digo que estoy maltratando a mi pulmones. La noche está muy negra. La madrugada y yo nunca nos hemos llevado bien, escucho los latidos de mi corazón y noto mi pulso en demasía en el silencio de la noche. No son sensaciones agradables. Hubo un tiempo en que sonreía más pero acabó. Todo acaba, siempre. Me falta algo pero no consigo encontrarlo, se perdió en algún punto del camino. No soy la misma. Todo me va importando menos, todo me va quedando grande. Menos mal que hay días diferentes. Días en los que sacas fuerzas de la nada y te metes el mundo en el bolsillo. Tal vez mañana.