sábado, 19 de abril de 2014

Se puede


Aquí sólo entran los buenos con carácter, los bienvividos. Los que saben luchar y justo por eso, no mienten. Saben disfrutar. Aquí entran los que casi no necesitan palabras porque saben leerme y sostener mi mirada. En mi casa no, claro que no. Esta puerta no se abre. Está bloqueada. Ya no hay bondad ni confianza que valga. Mi espacio es sagrado, mi alegría es mía. Mientras tanto hay suficientes motivos para abrir los ojos cada mañana. El sol, el color y la fragancia de toneladas de aire puro rodeando mi persona, por ejemplo. Mariposas y luciérnagas me susurran al oído que soy única, aunque a veces no lo sea. Que sé llegar lejos aunque a veces me lo impidan. Que hago siempre lo que quiero porque soy capaz de instrumentar mi libertad a mi manera. Mi vida es mía. Los que pretenden dirigir mis pasos se equivocan. Conseguirán poco, apenas unas migajas de atención. Y si alguna vez llego a caer, sabré incorporarme y continuar. Lo hice siempre. No hay mayor secreto ni fórmulas ocultas, se hace o no se hace. Se puede. 



3 comentarios:

JUAN dijo...

Todos caemos alguna vez por muy preparados que estemos. Lo bueno es saber levantarse y continuar. Saludos

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Siempre que se pueda poder, podamos...

carmen jiménez dijo...

Yo todavía ando buscando la piedra filosofal...Mientras sólo queda seguir caminando, a ser posible en la dirección correcta, pero eso es difícil saberlo antes de andar el camino.
Un beso amiga. Nos vemos en Mallorca! Respiraremos ese sol y el color y la fragancia que rodea tu paisaje. Hay suficientes motivos, sí, para abrir los ojos cada mañana.