sábado, 8 de febrero de 2014

Philip Seymour Hoffman ha muerto


Philip Seymour Hoffman ha muerto. He leído por ahí todo tipo de opiniones. En uno de los reportajes que leí ponía que notaron su ausencia cuando no acudió a recoger a sus hijos al colegio. Más allá de mi sensación de pérdida (era un actor al que admiraba), me pregunto: Puede un adicto a la heroína seguir ejerciendo como padre normalmente? Puede un hombre adicto, por muy actor que sea, seguir recogiendo a sus hijos en el colegio? Puede una madre atenta, no darse cuenta de que su marido, o su ex, no está en condiciones emocionales normales? Hoy, al ver las fotografías del funeral, he visto el dolor en sus rostros. También he visto a muchos actores conocidos desolados. ¿Nadie notó la decadencia de este hombre? La conclusión es obvia, estamos solos.

2 comentarios:

Miguelo dijo...

no lo conozco. pero es triste eso que comentas de q nadie notara su decadencia.

Oscar Dominguez dijo...

Andrea, la mayoría de las veces es así...y tendría que ser al revés. Jamás han existido tantos medios para preocuparnos de verdad los unos por los otros y jamás algo ha sido tan infrautilizado (o frivolizado su uso). Una pena.

Un placer aparecer por aquí (no será la última, es una amenaza jeje)