domingo, 21 de febrero de 2010

Un bebé triste..


Me sorprendió, nunca había visto un bebé tan triste, debía tener siete u ocho meses y no apartaba la mirada de la cara de su padre que la sostenía con cuidado entre sus brazos mientras hablaba con su pareja, ubicada a su lado en el metro. Observé la adultez de su gesto, aquella niña se encontraba muy triste, sólo se limitaba a acariciar con un dedito el pecho de su padre, un pequeñísimo movimiento que me sugería una gran falta de interés por su entorno, como si estuviese en otro mundo. Sus cejas denotaban su desasosiego. Ni siquiera se dio la vuelta cuando comenzó la música, el bandoneón de aquel señor comenzó a sonar muy cerca de su cabecita. Cuando acabó eché unas monedas en su sombrero sin apartar la vista de la pequeña, estuve a punto de llorar, imposible que un bebé no tuviese el más mínimo interés por su entorno. Desde luego algo sucedía con aquella niña, pero no parecía estar enferma, se encontraba demasiado tranquila. Bajé del metro inquieta, los bebés son alegres, curiosos. Son esponjas con una única misión, aprender. ¿Por qué se me ocurrió pensar que la tristeza de aquella niña era asunto de todos? ¿Habremos llegado a un nivel de decadencia tal que ahora hasta los bebés nacen tristes? Quién sabe.

9 comentarios:

Elizabeth dijo...

Lamentablemente, hay bebés tristes o que parecen tristes porque tienen algo...algo que se llama TEA (Trastorno del Espectro Autista). No siempre es así, pero muchas veces sí, y es necesario ayudarlos a salir de esa cápsula de aislamiento.Hay quienes dicen que ellos son felices así, que en realidad nos molesta a "nosotros". No sé, yo soy terapeuta del lenguaje y de la comunicación y sé que cuando se los estimula y se les trata de ayudar...comienzan a sonreir.

MarianGardi dijo...

Todo se transmite en el ADN!!
Bien relatado esta historia vivida y sentida.
Un beso linda

TORO SALVAJE dijo...

Creo que hay tristezas que vienen en el pack genético.

Besos.

sunny dijo...

si tenemos que aprender algo,
un maestro aparece,
aunq sea en forma de bebe!

cariños

Kimbertrancanut dijo...

Del niño aprendo...del adulto olvido...Quizá no le gustó este mundo (tampoco es de extrañar) Se encontraba tan bien en el útero de su madre, que debía preguntarse para qué me habrán sacado...
Abrazos innatos

Dean dijo...

En mi vida he visto muchos bebés tristes, demasiados, diría yo, ante todo su tristeza es por falta de cariño ya que es básicamente de lo que entienden, niños abandonados; pero se me hace muy extraño que estuviese con su padre y mantuviese esa mirada, quizás no lo era.
Un saludo.

Noesperesnada dijo...

Interesante reflexión y mucho más el poder interrogarse sobre si nacen los bebes tristes, de mi parte, creo qu no, que hay un contexto social que influye para que esto pase...

Mcrow dijo...

Esperemos que solo estuviera cansada.

Un abrazo Andrea

maria de la luz mayorga morales dijo...

Si,los bebés también suelen estar tristes.

Es su medio ambiente,el abandono,el desinterés en darles amor,o hasta la violencia infantil.

Si una mujer embarazada,recibe violencia,maltrato físico,verbal,psicológico,,dentro de su vientre,su futuro hijo,sufre también.

Hay recién nacidos,que suspiran tristemente en sus cuneros.

Es después de mucho amor,mucho tiempo,que pueden sonreir.y hasta carcajease.

Te invito a visitarme en un blog que estoy elaborando:

espaciosculturales-marucha.blogspot.com

Me agradará ser tu amiga.