sábado, 21 de febrero de 2009

Pequeña carta de amor

Un pequeño texto escrito hace tiempo, en un momento de inspiración romántica.


Entiéndeme, me desborda. Son demasiados sentimientos. Es una etapa, sólo hay que esperar a que pase; no dura, nunca dura mucho. La disfrutaré.

Disfrutaré de esta repentina sensibilidad que roza la cursilería. Emocionarme al escuchar la letra de una canción, observar dos niños jugando o una nube pasar.

Es por ti, porque estás, me escuchas, me acompañas, aunque no logres entenderme. No te preocupes, sé que no es fácil hacerlo, mi agradecimiento es porque no dejas de intentarlo, y ese esfuerzo, continuo, tiene un solo significado: me quieres.

Comprobar que me quieres me emociona, logra que te quiera más, tu amor alimenta el mío. Lo veo reflejado en tus ojos y me pregunto que hice yo para lograr esa mirada. Te observo contemplarme con amor y todo desaparece, me derrito, me entrego. Haces conmigo lo que deseas, lo acepto todo.

Sin dignidad, sin autoestima, puedes pisarme, humillarme o despreciarme, qué más me da, soy feliz sólo con verte, olerte o escucharte. Me río, tú no haces esas cosas, tengo la suerte de ser dueña de tu amor. Qué orgullosa estoy de mi.

13 comentarios:

malone dijo...

la entrada anterior es magnífica!!
de esta no comento nada que es personal
un saludo

Andrea dijo...

Gracias malone, me alegra que te guste, tenía mis dudas en publicar el relato, es quizá un poco largo, pero en fin. En cuanto a ésta, no es tan personal, solo es un pequeño texto de amor, escrito hace tiempo. Gracias por tu visita, un abrazo.

cristal00k dijo...

Enamorada andabas cuando escribiste esa carta Andrea.
He leido Ana y Sandra, sin respirar. Excelente!
besos guapa

Adolfo Payés dijo...

Pues es una carta de amor puro, muy bella por cierto para vivir-la..

un abrazo te dejo por aquí con mucho cariño..

saludos fraternos

Fermín Gámez dijo...

Realmente tenemos que disfrutar de la sensibilidad cuando viene, una sensibilidad que nace, muchas veces, para que la persona amada nos escuche, o al menos lo intente.

TitoCarlos dijo...

Es la parte egoísta del amor. Según yo lo veo hay que empezar por ahí: yo estoy bién, recibo amor, miradas tiernas, palabras tiernas, puedo seguir siendo como soy porque intenta entenderme con amor... y si me siento bien todo funciona, y correspondo.
Original y hermoso.

Mariana Castrogiovanni dijo...

Hola! Pasate por http://psicogym.blogspot.com/2009/02/mas-premios.html
a retirar un par de merecidos premios.
Cariños

Seba dijo...

El amor y el dolor son grandes fuentes de inspiración para los que disfrutamos escribiendo.

Abrazos.

Alimontero dijo...

Ay Andrea como te entiendo...me hiciste recordar el primer amor, donde se me abrió un mundo mágico...cantaba, compuse dos canciones, le escribía...y todo era nuevo...y recuerdo haberle escrito algo así....
Por todo lo bello que me hiciste recordar te deseo lo mejor para esta semana que comienza!!

Ali

Elisa dijo...

Me gusta, sí...yo creo que por lo menos una vez en la vida hay que perder la cabeza por amor. Una de esas de...brrrrr...estoy en las nubes!!!!
Y que dure poco...para no darse demasiados golpes por la calle..

Andrea dijo...

Cristal00k, me alegra que te gustase el relato. Enamorada yo? Eso jamás! jaja Un beso.

Andrea dijo...

Afolfo, gracias como siempre. Un abrazo.

Fermín, la sensibilidad te coge desprevenido verdad? Aparece asi, sin más y si, supongo que hay que disfrutarla. Un beso.

Titocarlos creo que es fundamental sentirse entendido, de ahí surge todo lo que se necesita para continuar. Un abrazo.

Mariana un beso.

Seba, me alegra tenerte por aquí, siempre te leo con atención. Un beso.

Hola Alí gracias!!, Quién no se ha sentido como 'flotando' por amor alguna vez no? Me alegra que hayas recordado buenos momentos. Un beso.

No Elisa, que dure mucho! jaja Aunque vayas por ahí dando botes y más botes, es lo mas bonito del mundo, aunque la realidad es que no dura demasiado. Un besito.

sky-walkyria dijo...

el amor nos atonta algunas las neuronas, en beneficio del corazón

te enlazo a mi blog