sábado, 13 de abril de 2013

Salud


Mirar diferente 
no tiene precio.
Juzgar diferente
supone riesgos.
Vivir diferente
sana.

2 comentarios:

Saudades8 dijo...

No me gusta juzgar, para eso están los jueces y aún así muchas veces se equivocan, pero si me gusta mirar y admirar, querer abarcarlo todo en un amanecer, mirar al pajarillo, a la luna en las noches de estrellas... mirar a los ojos de una mujer.

Un abrazo,

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Querida Andrea, me asomo por primera vez a tu blog. Será un placer compartir afectos y literatura.
Mallorca está cerca, así que habrá ocasión de intercambiar libros frente al mar. Seguro.
Un abrazo fuerte.