sábado, 23 de junio de 2012

Nuevas miradas

Ya no guardo celosamente mis recuerdos
estreno una curiosa forma de llorar
basta un segundo
Despiertan las lágrimas dormidas
no las espero mas insisten.
Impertinentes,
acarrean bonanza
claridad en el sentir
aposentan iras retenidas
ahuyentan flaquezas instaladas
Repentinamente soy dueña de
nuevas miradas.
Me lleno de mi.
Despido a mis preguntas sin respuesta.
Entonces me rindo y agradezco.

2 comentarios:

carmen jiménez dijo...

¿Por qué será que cuando se llega a un descubrimiento, surgen poemas tan bellos como éstos?
Un poema auténtico y poético cien por cien.
Besos.

JUAN dijo...

Muy bello tu poema.Me encanta. Un beso