lunes, 16 de abril de 2012

Pobre iluso

Procuro retener
en mi memoria
el recorrido exacto
de sus empecinadas manos.
Instantes que guardo
en los bolsillos
para jugar con ellos
en el silencio de
mis noches solitarias.
Procuro recrear
el gesto único que habita
en su mirada cuando posa,
amándome, sus ojos en los míos.
Procuro retenerlo, congelarlo,
hacerlo eterno
Vivirlo en secreto
a la sombra de un presente
empeñado en desafiarnos
aún sabiendo, pobre iluso
que saldrá perdiendo
sin remedio.