miércoles, 28 de septiembre de 2011

Pequeñas victorias

..Y cuando el amor se presentó sin avisar, luchó con pasión contra sus flaquezas. No se disfrazaba, aprendía. Cada día encerraba una pequeña victoria. Descubrió que sabía esperar, escuchar, dialogar. No se reconocía, era por fin, una mujer. Agradeció a la luna su fortuna, se abrazó, meciendo su cuerpo en la oscuridad, comenzaba a quererse.

1 comentario:

sunny dijo...

hay dias sin consuelo
y otros por construir

cariños!