sábado, 18 de diciembre de 2010

Mar



Y despertó celebrando su despertar en soledad, descubrió su nueva intimidad con alegría, recordó mágicos y pequeños momentos que la vida le ofreció con generosidad. Un cálido aire emergiendo de la tierra, un micro clima sólo para dos, un momento cómodo y feliz, otro más, uno más. Y supo por fin que otros llegarían, se dejaría llevar esperándolos con serenidad, llegarían para dar seguridad a su desconfiado cuerpo, se precipitó en un mar de deliciosa indiferencia regalando a la vida una sonrisa plena.

3 comentarios:

coco dijo...

Te adoro.

Menda. dijo...

Ayyyyyyyyyyyyy!!!! más, más!!!!

Felices fiestas, niña!

Yo dijo...

FELIZ NAVIDAD