lunes, 29 de marzo de 2010

Te creo


- ¿Has pensado en mi?
- Todo el día.
- ¿Por qué?
- Porque te echaba de menos.
- ¿Cuánto?
- Mucho.
- ¿Necesitabas verme?
- Sí.
- ¿Olerme?
- Sí.
- ¿Tocarme?
- Sí.

Había una vez, hubo una vez, aquella vez, todas las veces que componen mis recuerdos alegres, penosos, apasionados. De pronto se hace la luz y comprendes, comprendes tanto que prefieres no hacerlo. ¿Palabras de amor? ¿Poesía? ¿Cariño expresado, callado, vivido?  Hoy no, hoy prefiero que hables con las manos, dime todo con las manos, el silencio es mejor, hoy me dice más.

- Te siento.
- Me alegro.
- Más de lo que esperaba.
- Yo también.
- ¿Me quieres?
- No, no te quiero, te amo.
- Te creo.

6 comentarios:

AnDRóMeDa dijo...

Excelente escrito, amiga mía.
Siempre con la honestidad en cada una de tu líneas.
Un beso enorme!

El futuro bloguero dijo...

Ay si todo el mundo se expresara así al hablar (con las manos o con el habla) de sus sentimientos... no habría penas. No podrían existir.

DIAVOLO dijo...

A veces "comprendes tanto que prefieres no hacerlo". ¡Qué gran verdad!

Un besito, amiga.

nicol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
virgi dijo...

¡Qué bonito, Andrea!
Una claridad deseable.
Besos

Lunska Nicori dijo...

Guauuuuu!, me ha encantado!!!

Besossssss