martes, 1 de septiembre de 2015

Mejor no

No me apetece darme cuenta. En ocasiones lo más sencillo es procurar sentirte como los demás imaginan que te sientes. Al final te lo crees.

1 comentario:

Roberto Montelana dijo...

Entonces nos miramos al espejo...
Decidimos maquillarnos, para que no se note mi otro yo.

Saludos!