viernes, 2 de noviembre de 2012

Vacío

Un muro,
hay temor, te defiendes.
Lo siento, no fue mi intención.
Ansío acercarme pero no,
volverías a huír.
Lo deseas también,
pero no verás opción.
Siempre el miedo y la huída
absurda, infantil.
Llega el cansancio,
no hay nada ya.
Persecuciones sin sentido,
eres víctima y yo libertad.
Siente, déjalo salir,
no permitas que te asfixie.
Si pudiese llegar a ti
a mi manera, volvería a intentarlo.
Porque una vez lo vi,
pequeño, escondido,
tímido pero lo vi.
El cariño casi estaba fuera,
el afecto se palpaba.
Lástima,
has vuelto a encerrarlos.
Lo siento por ti.

2 comentarios:

TruHan dijo...

sentir duele... para algunos, es mejor dejar los sentimientos olvidados en algun rincon del alma.

un abrazo

JUAN dijo...

¡Bravo! Un poema que llega.¡Cuántas personas viven esa experiencia! Saludos.