miércoles, 20 de abril de 2011

Desánimo

Basta un segundo.
Te deslizas por
el abrupto sendero
de mis pensamientos
y me traes la calma.
Atesoro tu imagen
La utilizo
como analgésico
cuando la batalla
librada con la vida
me resulta extrema.
Así, contigo en mi,
evito caer, exhausta,
en brazos del desánimo.

5 comentarios:

Manuela Fernández Santamaría dijo...

Precioso, Ese segundo que nos sostiene....

alma dijo...

Breve...cómo ese segundo que tanta paz te aporta...

Besos Andrea

Julio dijo...

Me gusto mucho!

Saludos.

carmen jiménez dijo...

¡Qué maravillosa sensación!

Anónimo dijo...

buenos su espacio online es muy bueno,esto es la tercera vez que vi tu website, bon trabajo!
hasta