martes, 26 de octubre de 2010

Quien





Volvió a preguntarse con infinito cansancio cuando llegaría ¿Quién se atrevería a susurrar por fin, rozando su cabello, aquellas palabras que tanto deseaba escuchar? ¿Quién llenaría de gloria sus oídos, de dulzura su mirada? ¿Quién le bajaría ese cielo colmado de estrellas y disfrutaría con ella de la luna? ¿Quién? ¿Quién saciaría su deseo y su locura atravesando con valor sus más íntimas barreras? ¿Quién arrancaría el temor de sus entrañas? Lo recibiría con mil sonrisas en los labios, sería suya eternamente, plena de ternura y etérea entre sus brazos.

6 comentarios:

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Deseo, un inmenso deseo plasmado en letras, sería bueno que se transformase en sueño, habitualmente los sueños suelen cumplirse con mas regularidad que los deseos. Que sea un sueño entonces ... y se cumpla.

Un beso grande.

Juan

azpeitia dijo...

Andrea, es un canto a la soledad esperanzada que no quiere ser vencida y que anhela encontrar ese otro ser que sea capaz de completarla...muy bello Andrea...un beso desde azpeitia

Mayde Molina dijo...

Precioso como un reclamo al viento, Andrea...

Besos de aire y de mil sonrisas, querida. Feliz noche

Ángelos dijo...

Quién... lo encuentras y en ese momento lo tomas o lo dejas, te entregas o te pierdes... yo elijo tomar y entregar, sin dudarlo ni un segundo.

Carmela Rey dijo...

Un anhelo hecho sueño, un sueño esperando que se realice.
Un abrazo

carmen jiménez dijo...

Y se seguirá preguntando hasta sentirlo. Y luego puede que vuelva a preguntarse si será posible que la eternidad exista o si habrá muchas eternidades posibles...
Inspiradores tus versos.
Un beso poeta.