martes, 10 de agosto de 2010

Hoy



Hoy prefiero el silencio, prefiero la calma, prefiero hundirme hasta el fondo en esa gran inmensidad, quien sabe, quizá alguien consiga llegar hasta mi para ofrecerme su mano. Si así fuera me aferraría a ella con fuerza para darle un voto de confianza a la esperanza. Aunque no demasiada claro, la esperanza la fabricamos sobre la marcha cuando la necesitamos, pero no siempre acude a rescatarnos. Tal vez este potente sol logre calentar mi alma, tiene frío y desea permanecer sola, habrá que respetarla. Ya me encargaré yo de animarla para que vuelva a sonreír.

7 comentarios:

santiago tena dijo...

mi mano está ahora en el mar, pero tuya es en cuanto sea posible :)

alma dijo...

Me alegra volver a leerte.
Mis manos son las tuyas.

Besos mil.

Kimbertrancanut dijo...

Andrea: La esperanza es el tiempo intermedio que pasa hasta que nos damos cuenta de nuestro fracaso...Sin embargo no quiero ofrecerte mi negatividad, puesto que las vidas son parte luz y parte sombra...Abrazos frescos on the rocks por la canícula veraniega

HUMO dijo...

Bello y bella :)

Besote!

=) HUMO

Urkatu dijo...

La esperanza... qué cosa tan sólida y abstracta al mismo tiempo. :-) ¿Qué somos sin ella? Nada. Un saludo.

Adolfo Payés dijo...

El silencio mi mejor compañía..

Que gusto es volver a leerte..

Espero ponerme al día ..

Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre..

anuar bolaños dijo...

8

Nada que hacer cuando la soledad
te muerde la nuca, verdad?

El amor es el más duro juez.
No admite testigos.
El poseso no tiene salvación,
podría sonreír
llorar
ir a nuevos sitios
pensar que allí no hay fantasmas
pero se engañaría.

Tarde se comprende que en el amor
algunos juegos no deben ser iniciados.

Demasiado fraseo,
itinerarios no sostenibles,
bofetadas irreparables que pasman la aurora.

¿Será posible otra realidad distinta
de estos azotes?



anuar iván.