sábado, 1 de mayo de 2010

Un flash



Tenía unos 17 años y se había enamorado perdidamente de un chico al que todos llamaban Filippo, un moreno de ojos azules que estaba como un tren. Una noche la besó y creyó que era su novia por fin, joder, qué ingenua era, le había costado mucho despertar su interés, sus ojos se iban tras las grandes tetas de algunas de sus amigas, desgraciadamente las suyas parecían limones, además era tímida, así que le resultó bastante difícil pero finalmente consiguió su beso. Llegó a casa tan absolutamente en trance que su familia se preocupó un poco. Durante dos semanas no supo de él, imaginó toda clase de historias, desde una muerte repentina hasta un viaje sin retorno, también pensó que sencillamente pasaba de ella. Finalmente apareció, la llamó para invitarla a una fiesta, en su casa, muy cerca de la suya, dijo que habría mucha gente, que se pusiese guapa y que tenía ganas de verla, se sintió muy feliz. Aquella noche, cuando él abrió la puerta para recibirla, todo estaba oscuro, no había nadie, permanecieron un rato en el salón esperando pero nadie aparecía. Preguntó que sucedía, dónde estaban todos, y mientras la besaba ansioso susurró que a último momento decidió cancelar la fiesta, le apetecía estar a solas con ella, la había echado de menos. Saltaron sus alarmas porque imaginó el resto de la historia. En escasos diez minutos (los que bastaron para pasar del salón a la habitación) su cabeza trabajó a toda leche. El tío le gustaba muchísimo pero la había engañado para lograr sexo, además ella era virgen joder, no se sentía arropada, ni querida, ni cuidada, más bien todo lo contrario. Casi sin darse cuenta se encontró en la cama con un tío muy guapo sobre ella. Un flash atravesó su cerebro, le dijo que no, no era el momento ni el lugar. Fue muy difícil quitárselo de encima, prácticamente tuvo que salir corriendo para que la dejase en paz, escapó humillada y herida en lo más profundo. Caminó hacia su casa con lágrimas en los ojos llamándose imbécil, lo había dejado escapar, ya no lo volvería a ver, y así fue, él no volvió a dirigirle la palabra pero ella lo amó en silencio durante mucho tiempo.

11 comentarios:

Amílcar Mendoza Luna dijo...

Decía Woody Allen que no hay amor más eterno que el amor no correspondido.

Saludos PTB desde "PERÚ ES UNA PROVINCIA DE NARNIA"
http://meteoro-en-la-cumbre-alc-ue.blogspot.com/

santiago tena dijo...

¿tú te das cuenta de que para nosotros adivinar lo que os pasa por la cabeza es casi imposible? "lo llamó imbécil", y luego "lo amó en silencio mucho tiempo"

yo si me llaman imbécil no pienso que me estén amando en silencio luego, si sé que me aman en silencio igual llamo a ver si esta vez sí :)

un beso

Andrea dijo...

Jaja, no Santi, ella no lo llamó imbécil a él sino a sí misma, pone:'llamándose imbécil' pero te entiendo sí, se que es imposible adivinar lo que pasa por nuestra cabeza, besos! =)

WHO dijo...

Es curioso , es el mismo relato que el anterior, es decir, habla de lo mismo, de los deseos insatisfechos por miedos, prejuicios, etc......
Me gustaría saber tu opinión al respecto, de los impedimentos que nos ponemos para no disfrutar.
Un beso, Who.

WHO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea dijo...

Pues creo que no tienen relación WHO, en éste hablamos de una niña de 17 años que teme enfrentarse a ese momento especial que espera con ilusión y no se siente cómoda para llevarlo a cabo en esas circunstancias. En el anterior la protagonista sigue sus instintos y se abandona al momento, con un final abierto que permite imaginar nuevos encuentros, al menos eso he intentado transmitir. Un abrazo amigo, me alegra que todavía sigas por aquí, a pesar de mis prolongadas ausencias :)

WHO dijo...

Gracias por responder a mi cuestión.
El seguir en tu Blog es obligado, no soy de las personas que siga o deje de hacerlo en función de la respuesta obtenida de los otros Blogs, te sigo porque me gusta lo que escribes, no hallo otra razón más determinante.
Un beso, Who.

Cele dijo...

Sucede muchas veces, pero en la adolescencia es mas traumatico, por que a pesar de sentirte utilizada/o no puedes dejar de amar. Aunque te sientas como una tonta, queriendo a quien te ha utilizado o ha jugado contigo.
Un gran abrazo

Dean dijo...

Los hombres pecamos de poco sensibles, él ha debido intuir que ella no estaba preparada y quizás hubiese florecido una bonita relación.
Un saludo.

BRILLI-BRILLI dijo...

La primera vez de cualquier persona es especial,y supongo que mas en el sexo femenino....mira que somos capullos los hombres!

Besos amor!

Isabel de León dijo...

Lo d amar en silencio suele pasar mucho!!jeje...

Saluditos de la chica en silencio.