miércoles, 2 de diciembre de 2009

Terapia (IV) Final.

-He conocido a alguien.
-Vaya, que bien. ¿Y cómo te sientes?
-Fatal, pronto va a querer follar.
-No es necesario que lo hagas si no estás segura...
-Ok, le digo 'No estoy segura', desaparecerá, para los tíos esas son gilipolleces, no lo veré más y el caso es que me gusta.
-Pues si te gusta podrías intentarlo.
-¡No! Joder... El puto miedo no me deja vivir. Volverá a pasar, tendré sexo y volveré a entregar también mi alma, no se hacerlo de otro modo, luego se la quedará y yo me sentiré vacía, se irá. Para él habrá sido sólo un momento de placer, para mi...algo especial. No sabes cómo me gustaría pensar como los tíos, disfrutar del momento y seguir viviendo como si nada hubiese ocurrido. ¿Por qué tengo que ser tan condenadamente sensible? ¿Por qué no follar, disfrutar y pasar de todo?
-Tu no eres así, además no sabes si se irá, probablemente no, eres muy guapa, disfrutas del sexo, permítete ser como eres, enséñale la estupenda mujer que vive en ti. Sedúcelo, diviértete, entrégate sanamente, ya verás como se enamora de ti, igual que los anteriores.
-¿Estás segura que no moriré en el intento?
-No morirás, solo sentirás. ¿Es de lo que se trata no?
-Dios, tengo un enorme nudo en el estómago.
-No temas, la vida está llena de buenos momentos.

----------------------------------------------------

(Siguiente sesión)

-¿Cómo estás?
-Pues.. ¿Crees que si soy feliz durante demasiado tiempo tendré que pagar alguna multa o algo?
-Jajaja no, es de las pocas cosas gratuitas que hay en este mundo. ¿O sea que eres feliz?
-Si, hoy soy feliz, mañana no lo se.
-Ha sido un buen encuentro entonces.
-¿Bueno? Ha sido increíble, ha sido genial. Fue cuidadoso, tierno, amable, apasionado...
-Me alegro muchísimo por ti.
-Me ha regalado esto, una tontería pero me encanta.
-Es muy bonito..
-Bueno me voy, tengo que arreglarme, viene por mi a las 8. Hoy no puedo quedarme toda la sesión.
-Vale, vete, y no olvides disfrutar.
-Ok, gracias guapa, te veo el miércoles.
-Adiós.


Permanecí sola y en silencio hasta agotar la duración de la sesión pensando en mi paciente, en cuánto me hubiese gustado poseer su fuerza, su valentía y autenticidad. Pensé en mis propias carencias y por un momento caí en la autocompasión. Sin duda ella era un ejemplo de superación y fortaleza. Sentí una punzada de envidia, pero mi afecto permaneció intacto.



26 comentarios:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Ups esto de la terapia... es q es real los hombres son todos iguales digan lo q digan solo piensan en sexo y una tonta q va creyendo q realmente la van a querer y trancazo q te das en el corazón cuando no es asi... me alegro q al final se decidiera y bueno, capas q dura un poco esa felicidad no?, cuanto dicen q dura el enamoramiento?? ppuuufff jajajajaajajaja
Un beso grande!! :D

Noesperesnada dijo...

¿hay amor despues del sexo? ¿Hay amor a pesar del sexo? ¿Hay amor despues del dolor?
Buena terapia esta...

Isabel de León dijo...

Bueeeeno, la esperanza lleno el tarro de nuevo...o las alas le brotaron y empieza a volar...
Conclusion:encerrarse nunca es bueno...

Saludos de la chica q siempre cae tb.

Bolzano dijo...

Que bueno el final (y que lástima que se haya acabado, aunque muchos de tus diálogos son terapia para todos).

Que decir tiene, que muchos hemos tenido semejantes conversaciones y sobre todo la del miedo a ser feliz.
¿Por qué nos da miedo ser felices? Quizás algún día me siente a reflexionar con calma y escriba sobre ello.

Saludos.

Diego Jurado Lara dijo...

No todos los hombres son iguales. Al menos me gustaría pensar que no. Si fuese así ya me hubiese pegado un tiro.
Me gustó el proceso. Los riesgos deben asumirse, a pesar de todo, a pesar de tanto.
Un abrazo.

Pilín dijo...

Genial Andrea! Ole las valientes que siguen sus instintos y sus sueños! Tenemos la estúpida creencia de que no merecemos lo mejor, de que todo lo bueno tiene una contrapartida. Y no tiene que porqué ser así! No es así!
Ay! el miedo que tanto nos paraliza.
Gracias por compartir estas historias tan íntimas, tan cotidianas y tan de cada día.
Un beso guapa.

Yo dijo...

Cuando conoces a una persona siempre tienes dudas la primera vez., pues no sabes si vas muy deprisa o si te creerá que eres una estrecha. Muchas veces da miedo dar el primer paso, lo malo es que cuando al fin te decides y lo das, resulta que mejor no haberlo dado.

Suerte con la terapia, no importa del lado que estés!

un saludo

WHO dijo...

Envolvente conversación sobre aspectos culturales de hombres y mujeres en pleno estado de ebullición.
Nos relacionamos de modo desigual buscando algo parecido, parece que siempre los hombres engañemos y otorguemos sentimientos por sexo y las féminas sexo por amor.
El día que nos igualemos en creencias y procederes nos relacionaremos de tú a tú, si tantos complejos ni dolores innecesarios.
Te felicito, un beso, Who.

Terly dijo...

Me encantó la historia y sus dialogos, a pesar de lo mal parados que salimos los hombres en ella, pero quizá un pelín de razón puedas tener... bueno, un poquito... o mejor dicho, bastante... bueno, bueno, vale, tienes toda la razón...
Un beso.

Dean dijo...

Es la única alternativa, las demás solo conducen a una tremenda frustración, para seguir viviendo hay que seguir arriesgando, los hombres también sufrimos a diario golpes parecidos ya que muchas chicas no son como la protagonista.
Un saludo.

Mcrow dijo...

Muy lindo.
Aunque ahora sentí lástima por la psicóloga.

Un beso

ulises dijo...

Hasta ahora no me habían llamado ladrón de almas. ¿Ese no es el diablo?
A la psicoanalista argentina le faltó encauzar los pensamientos del paciente hacia las relaciones con sus padres.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

El final es genial.
Me ha gustado mucho toda la historia.

Besos.

El futuro bloguero dijo...

Gran final...

¿Será que las mujeres dan sexo porque buscan cariño y los hombres dan cariño porque buscan sexo?

Fernán González dijo...

Gracias Andrea. Buen relato.

Gonzalo Vázquez Gabor dijo...

Creeme que ese es el epílogo que merecía tu relato, porque al final y desde el otro lado las horas de terapia suelen acabar así.
Me gustó, y mucho.
Besos Andrea!

Menda. dijo...

Coñe, y yo que pensaba que era la paciente la que relataba en primera persona!! Me has sorprendido....

Stanley Kowalski dijo...

Buenísimo el final con la reflexión de la terapeuta! me gustó mucho!!!

Gracias por visitarme.

BESOTES Y BUEN PUENTE!!!!!

Anónimo dijo...

... vos te lo merecés.... que yo vuelva, así ... de vez en cuando .... sin que lo esperes .... así como un beso robado .... que te lo doy, en la distancia .... buen fin de....

alma dijo...

Que bueno que la paciente sea feliz y haya recuperado la confianza. Ha sido valiente, mucho.

Besote

SOMMER dijo...

Nada como una buena terapeuta para que se acaben todos los miedos. O al menos para que se escondan.

besos

Ruth dijo...

Guauuu, por fin la terapia dio su fruto, será que la terapeuta es buena.

Me encantó por la realidad que encierran cada una de tus afirmanciones.

Besos guapa.

Soy-yo-mara dijo...

Si, hay muchos hombres así,pero ..ojo!..no todos.Por otra parte amor y sexo no siempre van unidos, y en esto están tanto las mujeres como los hombres. Antiguamente puede que no pero en la actualidad estamos 1-1.
Esto es un debate tan amplio que sería imposible deliberar en un blog.
Pero es un tema muy interesante.Gracias por proponerlo.

Un abrazo

Andrea dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Dos pequeñas aclaraciones: Es un relato, no pretendía comenzar ningún debate, es sólo una historia de vida como tantas otras.

Soy-yo-mara obviamente no todos son iguales, por suerte, y la protagonista tiene ocasión de comprobarlo con su nueva relación. Un beso!

Ulises, no he dicho que fuese argentina, je. Y lo de encauzar la terapia hacia la relación con los padres mmmm no me convence. Ah! Y por favor, no tomes jamás lo que escribo como algo personal, son sólo relatos. Un besito.

Les dejo un beso enorme, me tomo unos días de vacaciones para descansar (dicen que San Sebastián es muy bonito, a ver). Hasta el Martes!

DIAVOLO dijo...

Tal vez de los pacientes haya mucho que aprender... tal vez ellos también ayuden...

Amigaaaaaaaaaaaa, muchos besos!!!

Ruth L. Acosta dijo...

Que lindo Andrea, te felicito, y concluíste como me gusta, con un final feliz...

Sabes? tuve una reunión con unas amigas que no veía hace muchos muchos años... y son increíbles las cosas que entendí de la vida... tiene que ver con lo que has expuesto aqui... una mujer, que hacía años, podías decir y pensar que era la mujer más seria y formal del mundo, la vi convertida en lo que "la paciente" de tu relato buscaba... sentir y pensar como macho... es increíble, pero si es posible... claro que nos explicó que la vida la había vuelto así... el ser toda una mujer, pero con pensamientos y sentimientos de hombre... raro para mi... pero en el fondo la admiro por no poner de pormedio los sentimientos... por no involucrarse emocionalmente... pero después de que nos contó su historia... la entendimos perfectamente... es increíble como a veces juzgamos sin conocer realmente los sucesos... todo pasa por algo... y todo nos lleva a algo...

En fin, me gustó mucho tu relato y se asemeja muchísimo a la vida real...

Te dejo un gran beso desde México y mi eterna admiración...