miércoles, 23 de septiembre de 2009

Cicatrices

- Le gustas.
- ¿En serio?¿Te lo ha dicho?
- Sí.
- Pues es un poco raro, muy grunge.
- Si, pero te encantará su coco, te conozco.
- Ya. Pero a veces resulta que no son lo que aparentan.
- Quiere llamarte para quedar.
- No sé, quería unos meses de tranquilidad después de lo de F.
- Pasa de la tranquilidad, tía.
- Sí, tienes razón, la tranquilidad me aburre a morir.
- ¿Le doy luz verde para que te llame?
- Espera ¿Lo conoces bien?
- Sí, es un tío genial, sabes que es actor. No hace más que preguntar por ti, dice que tienes cara de ángel.
- ¿Eso dice?
- Sí.
- Ya estoy enamorada. Dile que me llame.


-----------------------------------

Suena el telefonillo.

- Hola. Soy G ¿Bajas?
- Hola. No, mejor sube.

Llega al apartamento.

- Hola, siento recibirte así, en albornoz. Pasa, me gustaría hablar un momento contigo.
- Vale pero ¿Te encuentras bien?
- S, es sólo que, mientras me cambiaba se me ocurrió pensar que todo este rollo de salir para conocernos, ir a lugares atestados de gente´, (lo odio), intentando ser amables y correctos me agota. De pronto tuve ganas de recibirte así, en mi casa, en albornoz y sin maquillaje. Así soy yo. No tengo ganas de representar ningún papel. Si te apetece, pasa, preparo algo de comer, hablamos de lo que quieras y nos conocemos. ¿Que te parece?
- ¿Qué me parece? Una idea genial.
- Uf, qué bien.
- Ahora me gustas más.
- (sonrisa)
- No hagas eso, si sonríes así a todo el mundo, estás en peligro.
- (Más sonrisas) Te enseñaré algo. Mira, ésta es mi cicatriz más grande, 22 puntos, me caí esquiando y llevo dos tornillos quirúrgicos en la rodilla. Tengo la columna desviada unos pocos centímetros, casi no se nota pero si miras bien lo adviertes ¿Lo ves?
-Si, estás desnuda.
-Pues sí. ¿Te molesta? Nos estamos conociendo ¿No?
- Perfecto, me quito la ropa y te enseño las mías.
- Vale, traigo algo para beber mientras.
- Vale. Yo sólo tengo una pero es muy fea. Me mordió un perro cuando era pequeño.
- Ya veo, es grande y profunda.

Un momento de silencio.

- Ven, hermosa.

Fui con ganas, con ilusión. Me gustaron su cicatriz, su tranquilidad y su voz. Lo amé, y se quedó conmigo durante mucho tiempo.

47 comentarios:

jorge dijo...

Joooooo, tengo envidia. A mi nunca me pasa eso.

Y tengo una cicarriz con una historia hermosisima.
Bueno en realidad con dos y dejo elegir (y nunca aciertan cual es la verdadera).

Me gusra esa presentacion, natural, sin rodeos.

Virgencita, virgencita, que me pase a mi tambien.

jejejejejeje.

ANABEL dijo...

Es una forma curiosa de conocerse. Desde luego la más directa y atrevida que yo he disfrutado (desde la distancia) nunca.
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Mira que es sencillo así.
Pues no, a complicarnos la vida...

Besos.

El futuro bloguero dijo...

Impresionante.

Nunca he conocido a nadie tan natural y tan cercano en el trato.

Una suerte, encontrarse contigo

Groucho dijo...

DIRECTO, SIN TONTERIAS.
HOLA, MIRA TENGO CICATRICES Y UN PAR DE TETAS ¿Y TU?
TOTALMENTE DE ACUERDO CON TORO SALVAJE.
un beso.

Menda. dijo...

Uyyyyyyyyyyyyyy!!! Algo presagiaba yo ya, al recibirle en albornoz, ejem ejem.......

MarianGardi dijo...

Relato original y bien escrito.
Me ha gustado mucho.

Besos Andrea

Capitán Clostridium dijo...

¡Qué bien contado, Andrea!

Muy buena la lucha de cicatrices, para acabar amándose y atreverse por la permanencia, durante mucho tiempo.

(Vaya con la palabra de verificación que me ha tocado: "dusersea", y yo pensando en el "dulce mar" -que es salado-)

TitoCarlos dijo...

Bueno. Las cosas que funcionan así no suelen durar tanto tiempo, y así lo prefiero.

KaMa dijo...

Quien eres tú? ..... jejejeje ....

Las cosas que (se) te ocurren ....

Un beso de rojo albornoz ....

e-MAR dijo...

Me pareció gracioso el relato. No te quitaría nada, pero yo lo haría un más sugerente. Por ejemplo, antes de quitarme el albornoz le contaria que tengo tres cicatrices pequeñas en mi vientre y una con forma de cola de pez justo en mi ombligo, pero que tampoco están tan mal, y luego, mientras le doy algo para beber...uy! se me ha caído el albornoz...
...Y se besaron sus cicatrices y fueron siempre felices.Jajajaja...
Te gustó?
Un beso

Emilio dijo...

jajaja... vaya excusas que te inventas...

Abrazos.

Elena dijo...

Para que andarse con tonterias!!!!
Debo hablar más despacio contigo y me das unas cuantas clases.... por ejemplo me presentas a ese amigo, je,je,je.
Me ha gustado.
Besotes

DIAVOLO dijo...

Uuuuuufffffffff... yo también hubiera ansiado una cita así!!!!!!!

Besos.

tecla dijo...

¿Así de fácil?
Eres una geniala Andrea.

Hermes dijo...

Clap clap clap! Más gente debiéramos darnos oportunidad de ser así....

WHO dijo...

Muy seguro hay que sentirse de uno mismo y de sus amigos para entregarse así, sin más, comparto lo de dejarse de formalismos absurdos en lugares públicos.
Si quieres conocer a alguien debe ser de modo natural desde el principio, también para el chico supuso una prueba de sencillez en la complejidad del desconcierto por la propuesta.
Me ha gustado mucho tu apuesta por lo natural, la suscribo y no me refiero exactamente por el momento de sexo, que no está nada mal, pero voy más allá.
Un beso, Who.

Fernán González dijo...

Bueno bueno, Andrea, este blog se pone más interesante cada día. Cuanto de todos hay en esas breves historias.

minijuegos dijo...

Es la mejor forma de conocerse, sin duda.
saludos

Jorge Ángel Aussel dijo...

Entre las infinitas formas de conocerse esta es una que por suerte ha dado buenos resultados.

Mis saludos desde Ángel Poético.

Nelson Diaz dijo...

Carita de Angel... Si que la tienes, y también talento y carisma, y por tu cautivador relato, la pasión, la sensualidad y encanto de una mujer que sabe lo que quiere, y va por ello.
Un cordial abrazo mi estimada amiga. Todo un grato honor poder conocer de ti y cuanto compartes. Desde Venezuela con mucho afecto.

Pharpe dijo...

La verdad que a mí nunca me han recibido así, en el mejor de los casos en pijama, pero en albornoz como que no. Gran relato. Besos

Bolzano dijo...

Otra buena imagen la que nos presentas hoy. Muy bueno el encuentro, sí señora, muy bueno. Pero, ¿de verdad pasan? Me cuesta creerlo o quizás me falta experiencia, jajajaja.

Oye, te faltó decir que era una ficción literaria como las otras veces, jajaja

Saludos

Azul Ixcuintla ::::: dijo...

Hola te sigo desde la Comunidad PTB, Felicidades por tu blog, que gran inspiración ^o^

Daniel Lauria dijo...

Es como una forma breve de resumir un secreto deseo soñado muchas veces: la honestidad más directa, sin tapujos, y en cima con final feliz. (Comunidad PTB)

M.Laura Carrizo dijo...

Que bien escribes!!!Me ha gustado mucho el blog.
Felicitaciones.

Deusvolt dijo...

Hola Andrea, me ha gustado la fluidez de los diálogos y el relato en sí porque respira frescura, je,je.. todo el mundo tiene cicatrices, y si no, pues tiene tatuajes...
Un beso,
Ah, por cierto, yo también escribo, pero no veo manera de publicar, te dejo mi blog por si te apetece pasarte algún día:
http://elalmaimpresa.blogspot.com/

Andrea dijo...

E-mar, me gustó! es un poco más prudente que el mío jaja ya ves, mi prota es muy lanzada y directa, pero también va muy bien tu final, es divertido y travieso, un beso!!

Andrea dijo...

Gracias a todos por los comentarios, Marian, Elena, Minijuegos, Jorge Angel, Nelson, Azul, Daniel, M.Laura, Deusvolt, bienvenidos, gracias por ésta primera visita y comentarios, intentaré visitarlos pronto, un gran abrazo!

Ruth dijo...

Original forma de ligar y conocerse, ciertamente original y real. Y cómo siempre, las cosas no planeadas salen mucho mejor.

Por lo que te voy conociendo a través de tus escritos, tú eres así de auténtica.

Besos.

B. Miosi dijo...

Wao!! eso de conocer las cicatrices es una buena táctica.

Me ha gustado este ejercicio de diálogo, sin incisos, sin interrupciones. ¡bien!

Besos!
Blanca

Isabel de León dijo...

Jajaja!!!m encantaaaaaaaa!!!yo lo intento tb pero la mayoría se asustan!!!espero q llegue el q se quede un tiempo tb!!jajaja

Saludos de la chica en prácticas.

Bichita23 dijo...

El medio que utilizaste es maravilloso, entiendo que tantos preambulos a veces cansan en el juego del amor, entiendo que aceptarse implica que nos quieran como somos, y que podemos ser amad@s sin mayores complicaciones, que lo sieple es lo más difícil
Un beso Andrea

Jesús Arroyo dijo...

Hola Andrea:

Comenzaré a verte aquí,
para leerte,
sentir placer en verso,
en seso, de verso beso.
Comenzaré a tenerte
entre papeles preferidos,
para leerte, para leerte.

Claro, todo siempre que me lo permitas. Venga, un beso y un gustazo todo lo compartido anoche en la reunión del Gijón. Habrá que ir pensandoen la siguiente quedada poética.

Besos.

Lola Mariné dijo...

A eso se le llama no perder el tiempo.
Directo y al grano, digo, a la cicatriz, jajaja.

jorge dijo...

Dile al de las cicatrices que descanse un poco y que te deje actualizar.

"el mundo" te echamos de menos.

pd: Me estoy haciendo cicatrices en lugares estrategicos por si...

Lo unico malo es que si no hay "por si" jooooooo, como duele.

Enrique Sabaté dijo...

Es lo que tiene la confianza que uno acaba instalandose como en nido de gorrión.

Saludos.

Ángelos dijo...

Andrea... CONOCERSE de esa manera, como seres "no perfectos" es lo mejor que puede ocurrir.
Yo conocí hace un año a una persona maravillosa, cuando más desamparada estaba... así, llorando, hecha polvo... e intenté sacarla de ese lugar.
LO LOGRÉ... y ahora estamos profundamente enamorados.
Solo nos falta estar juntos... (cuestión de tiempo y distancias).

Cito algo que me dijo hace unos días atrás: "Puede que no seas perfecto, pero eres la perfecta imperfección"...

Conocerse y saberse imperfectos es lo mejor que le puede pasar a una pareja.

Un beso enorme! ME HA ENCANTADO A MÁS NO PODER TU TEXTO.
Abrazos alados, con unas cuantas cicatrices por contar.

sky-walkyria dijo...

la desnudez es la puerta y el camino

abrazos!

Terly dijo...

¡Qué maravilla si siempre fuese así! Y ¿por qué nos compliocamos tanto la vida si puede ser como lo cuentas?
Me gusta.

Fue una noche inolvidable la de este I Encuentro,un lujazo conoceros a todos, escuchar vuestras letras y compartir vuestra amistad.
Mi agradecimiento y un fuerte abrazo.

Alimontero dijo...

Sigo con admiración y alegría tus relatos... siempre tan reales y con tu estilo! ;-)

Ali

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Andrea, caray! Me ha encantado el diálogo, me he visto reflejada!

No te rías, que te veo, jaja;-)

besosssss

Maite

P.D. Con lo vaga que soy, ando de viaje por los blogs, hasta que me canse, claro.

Emilio dijo...

Andrea: fue todo un placer compartir el brillo de tus ojos, tu sonrisa, tu voz, tu presencia...

Besos.

Jorge Ángel Aussel dijo...

Andrea:

Te agradezco mucho por tu visita a mi sitio y por haber hecho tu aporte tan valioso para el crecimiento de mi espacio.

No conozco a Carmen Posadas pero estoy de acuerdo con su visión de esta realidad. Cuando escribo lo hago para mí mismo en primer lugar, porque me gusta, y para que me lean; sino no le encuentro verdadero sentido a mis escritos, si no es para que alguien preste atención a ellos, y siendo que busco que sean el mayor número de personas posibles.

Yo creo férreamente en la inspiración, aunque se puede escribir sin ella, pues los escritores lo hacemos a menudo, con o sin inspiración a veces. Pero personalmente, cuando se trata de algo delicado e importante como le doy trato a mi blog, prefiero hacerlo cuando estoy inspirado y publicar recién allí. Hay días que por supuesto, más de un escrito sale a la luz y lo publico en otro momento, dando el lugar que se merece al que está en portada.

Gracias por seguirme en Ángel Poético.

Otro abrazo para vos.

azpeitia dijo...

Un relato magnífico, de la naturalidad nace el amor más sólido, sin esquinas, sin rincones ocultos...además tiene un tono desenfadado de prosa fácil que no lo es...vendré muy amenudo...un beso de azpeitia

Mcrow dijo...

Me gustó mucho Andrea.

Un abrazo grande

Inés dijo...

Andrea, me dejas loca, es la naturalidad al desnudo, la espontaneidad y sinceridad más grande que he leído.

Y si todos fuesemos tan sinceros y además de mostrar las cicatrices físicas mostrasemos las del alma también?

mil besos,