martes, 18 de agosto de 2009

Viaje (ll)

...Y entonces pensé que no me atrevería a ser tan audaz, no me acostaría con el tío de mi amiga porque eso estaba MAL, así que lo miré a los ojos y:

- No puedo quedarme, lo siento, todos se darían cuenta y sería muy embarazoso para los dos, pero todavía tenemos veinte largos días por delante y nos alojamos en tu casa, habrá tiempo para conocernos si lo deseamos, de todas formas gracias por la invitación, me ha encantado, dije acercándome seductora a su oído.
Me miró con la decepción pintada en la cara y dándome un toque en la nariz con un dedo dijo:
- Anda, ve y diviértete.
Me fui preguntándome por qué debía comportarme, me fastidiaba tener que renunciar a momentos que prometían ser interesantes, o al menos intensos, pero en fin, la razón me decía que debía ser prudente.

Los días que pasamos en San Francisco fueron divertidos e interesantes, recorrimos bastante la ciudad, nos levantábamos temprano y partíamos en el coche con P. (el dueño de casa ) mi amiga, su madre, yo, y a veces se sumaba su hijo. Visitamos el Goden Gate, Sausalito, el barrio chino, Alcatraz y muchos lugares más, es una ciudad increíble, con sus cuestas y sus elegantes calles.
Por la noche, cuando llegábamos a casa, P. nos invitaba a compartir su enorme yacuzzi ubicado en la terraza, desde allí se podían observar todas las luces de la ciudad, y atención al detalle, la consigna era beber una copa de champagne entre burbujas, joder, era un hombre encantador y muy especial, cada día me gustaba más. Su amabilidad, su sensibilidad, su conversación. Cuando salíamos de excursión nos las arreglábamos para ir andando algo apartados de los demás y así podíamos hablar a gusto de nuestras cosas.
Aquella noche todos nos encontrábamos particularmente cansados, las burbujas del yacuzzi y el champagne nos adormecieron un poco, mi amiga y su madre no tardaron en disculparse y se retiraron a dormir, intenté hacer lo mismo pero me apetecía quedarme un poco más, me sentía rara, cansada pero a gusto. No pude evitarlo, cuando nos quedamos a solas un manto de energía eléctrica cayó sobre nosotros, no hubo palabras, ni miradas, ni tiempo. Sólo bastó un segundo, el que me llevó quitarme el bikini y abrir los brazos, a partir de ahí las cosas rodaron solas y me dejé llevar, feliz. Brazos y piernas entrelazados en el agua y luego fuera de ella, en cada rincón de aquella terraza, besos y abrazos prohibidos, puro deseo. Una noche sólo nuestra, oculta, y de la que nadie, nunca, supo nada. Lo que ocurrió después fue algo totalmente inesperado...

36 comentarios:

Montxu dijo...

jijiji...Diablilla.


Muxus

Capitán Clostridium dijo...

Yo quiero un Jacuzzi para mi camarote presidencial, jeje.

Who dijo...

Parece que todo transcurre dentro de lo previsto, esperaremos siguientes entregas, no sé si atreverme a proponerte un final, si es así me lo dices en mi blog, en cualquier caso el relato es tuyo y sólo a tí te pertenece su rumbo y destino.
Besos, Who.

Adolfo Payés dijo...

La pasión siempre nos invade el deseo de sentir lo prohibido... Hermoso como siempre tus escritos.. BRAVOS.

Saludos fraternos
Un abrazo

Isabel de León dijo...

Jajajajaa...m encanta como t la has ingeniado xa tenernos enganchcados...simplemente perfecto!!

Saludos de la chica deseosa.

Gonzalo Vázquez Gabor dijo...

Ahhhh ...
sabía que podías transmitirlo con ese estilo burbujeante ...
Que elegancia la tuya, bravo !!!

Groucho dijo...

¿QUE PASO DESPUES?
ESTAS TARDANDO....
¿QUE PASO?
¿DESPUES, QUE PASO?
BESOS...

Edu dijo...

Y quien espera lo esperado? lo inesperado al final es lo esperado.
Un Saludo

Ruth dijo...

Cómo me encanta este juego tuyo de mantenernos en vilo, es sensacional. En pocas líneas estás contando una historia con fundamento y lo mejor de todo es que enganchas al lector, no todo el mundo consigue hacer eso.

Besos Andrea.

Menda. dijo...

Grrrrrrrrrrrr. ¿Qué pasó? No nos dejes así...........

jose rasero b. dijo...

La sigo, señorita

Anónimo dijo...

levanta el puño victoriosa, la razon gobierna al corazon, mas se prepara nuevamente para la batalla, el corazon entrara en rebelion.

en fin... si pienso, debo dejar de sentir, si siento debo dejar de pensar. Habra un punto de encuentro?

espero poderlo encontrar

Yandros dijo...

Jajaja que cotillas somos jajaja yo de ti hacia una entrada con tres finales abiertos ya verás como tienes más comentarios que nunca jajaja
Un saludo

El futuro bloguero dijo...

Te está quedando muy bien...

Que envidia de fiesta en el jacuzzi...

besos con burbujitas

leo dijo...

jejejejeje .... de "inocente" parece que nunca tuviste nada .... sós genial ... un beso "angelita" ....

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Andrea...

Me han invitado a jugar en una dinámica interesante, te invito a que seas parte de ella, en mi blog puedes encontrar las bases...

Un beso.

Seda dijo...

interesante historia!!!
quiero más...

bichita23 dijo...

Cuando pensamos que no lo vamos hacer y que está Mal cuando de piel se trata gana la piel,el deseo .El solo pensamiento de hacer lo que no se debe hacer es suficiente para retarnos.Me encanta el relato en espera de la proxima entrega

ulises dijo...

Eso del jacuzzi está muy manido.
¿De verdad les gusta tanto a las mujeres eso del bañito de burbujas en la terraza aun sabiendo que es una maniobra del macho para el acoplamiento carnal?
¡Ah!,por cierto, has visto "Belleza robada" de Bertolucci, creo que te encantará.

ulises dijo...

Perdona me faltaron los interrogantes.
¿has visto "Belleza robada" de Bertolucci?
Un beso

Andrea dijo...

Jo, Ulises, qué poco romántico eres, me encanta el yacuzzi(hablo por mi) y no tiene por qué ser parte de ninguna maniobra para el 'acoplamiento carnal por parte del macho' jaja (que buena frase), hay gente que lo disfruta mucho. En cuanto a la peli, creo que la vi pero no lo recuerdo, lo miraré, Bertolucci me gusta mucho, gracias por la recomendación :) un beso!

Andrea dijo...

Ah! por cierto, tanto 'yacuzzi como jacuzzi' están correctamente escritos. Lo aclaro porque alguien pensó que Yacuzzi era incorrecto, pero no. :) Un abrazo a todos !!

alfredo dijo...

siempre la protagonista termina cediendo a los impulsos de lo que no debe hacer. y que pasa?, nada malo.

ojala todos tuviesemos la valentia para porder llevarnos por lo que se nos ofrece como oportunidad. pero la cobardia forma parte de la supervivencia, creo yo.

cada salto al vacio es un acto de fe.

saludos

alf

TORO SALVAJE dijo...

A que volvió la madre de tu amiga?
A que si?

Veremos.

Besos.

Emilio dijo...

vaya, vaya...

A ver como sigue la historia...

Saludos.

Adolfo Payés dijo...

Por aquí dejando un comentario en todos los blogs
.
Me he enterado anda por la red un señor que se dice: es primo mío, y se nombra Romualdo Payés. No tiene nada que ver conmigo y es un señor que se llama Oscar Doyle. Es argentino. En estos últimos días ha estado dejando comentarios con mi nombre clonado o dejando comentarios como anónimos, insultándome entre otros, no sé quien es el señor. Deseo que anclarlo por que no tiene nada que ver conmigo. Y esta imitando mis comentarios.

Deseo aclarar esto y pido disculpas por este mensaje.. pero necesario..

Gracias
Saludos fraternos de siempre
Un abrazo

Dean dijo...

Fiel a tu estilo como siempre. Es una delicia leerte. Tienes una personalidad que impacta.
Un saludo.

Alatriste dijo...

¿Por qué nos atraerá siempre tanto lo prohibido? Me puse al día con tu historia, perdiéndome en tu viaje. Me gustó mucho escaparme a través de tus letras. Un beso enorme y ya estoy de vuelta. Hasta pronto.

sky-walkyria dijo...

muy bueno, andrea,

besos

Walter Portilla dijo...

Es nuestra naturalez, verdad Andrea, desear lo prohibido, querer asir lo lejano, ansiar lo esquivo. Leí tu historia desde la anterior entrada y reconozco que tomaste la opción que hasta el más tímido querría (o tímida). Y la edad que tenías era para no dejar escapar ninguna caricia, lo pienso, lo siento y lo creo.
La tentación puede ser grande o pequeña, pero siempre nos distrae y hace perder los estribos. Buena edad para perder los estribos!
Un beso querida Andrea.

TORO SALVAJE dijo...

:(

Pensé que era biográfico...

e-MAR dijo...

Esto es lo que le tienta hacer a muchas "amigas". Yo no las llamaría así, porque por mucha tentación y morbo que haya, es la mayor traición que se le puede hacer a una amiga.

Pero como relato es muy bueno.
Un beso

e-MAR dijo...

Ah!. Si me permites le busco un buen final.
A los pocos días, su amiga se enamora de un chico listo de ojitos azules, y le da libertad a su novio para que viva su historia de amor con la mujer idónea, su amiga.
Te gusta?. Suena un poco morboso también, pero me encantan los finales felices para todos.

Anónimo dijo...

JAJAJJA...Perdona chica. Llegué a tu blog por otro interesantísimo, y leí sólo esta última parte del relato, por lo que pensé que el "tío" de la amiga era el novio.
Ahora leí el resto y no he parado de reir.
Puedes borrar mi opinión y mi final. Creo que no sirven de nada.
Pero...¡qué morbo con alguien más madurito!
Sorry!
e-MAR la ausente

Andrea dijo...

No te preocupes e-Mar, aclarado el error, un beso y gracias de todas formas por la visita! :)

AnDRóMeDa dijo...

Jejejeje, aquí estoy de nuevo!
He leído sin parar esta historia q está muy entretenida. Atrapas, chica, de eso no hay duda!
Voy por más, me paso al siguiente ;)